Menú Buscar
Los firmantes del 'Pacte Més Indústria', patronales, sindicatos, universidades y colegios profesionales, junto a los partidos políticos catalanes.

Los agentes sociales exigen al Parlament compromiso para, al fin, reindustrializar Cataluña

El 'Pacte Més Indústria' recibe el apoyo público de todos los partidos políticos tres años después de poner sobre la mesa 138 medidas concretas para dinamizar el sector que no han sido aplicadas

5 min

Patronales y sindicatos celebraron este lunes por tercer año consecutivo un acto para reivindicar políticas que impulsen la reidustrialización de Cataluña. No se trata de una petición baladí, las organizaciones unidas bajo el paraguas del Pacte Més Indústira reclaman desde 2013 la puesta en marcha de 138 propuestas para un nuevo modelo que permita superar de forma definitiva los efectos de la crisis, potenciar el sector y la economía productiva que fueron cumplidas de forma “parcial y escasa” por parte del anterior Gobierno catalán, en palabras del presidente del foro, Joan Trullén.

Los primeros firmantes del acuerdo fueron las grandes centrales sindicales, CCOO y UGT de Cataluña; las patronales Foment del Treball y Pimec; las tres grandes universidades públicas catalanas, UB, UAB y UPC; y el Colegio de Economistas y el Consejo de Colegios de Ingenieros Técnicos Industriales de Cataluña. De nuevo, el acto se ha celebrado en el Paraninf de la UB pero con un cambio importante: por primera vez, todos los partidos políticos con presencia en el Parlament han asistido y hecho suyas las reivindicaciones de los agentes sociales, que deben culminar con la firma de un Pacto Nacional para la Industria.

Representación política

Han posado para la foto de familia el diputado de Junts pel Sí Jordi Munell, los líderes de Ciudadanos y el PSC, Inés Arrimadas y Miquel Iceta, y los portavoces con un perfil más económico de CatSíQueEsPot y el PP, Joan Coscubiela y Santi Rodríguez. La CUP se ha excusado por no poder asistir al acto aunque ha mostrado públicamente su apoyo a las medidas que se han revindicado.

¿Cuál es el objetivo actual? El fondo no dista del documento de 138 medidas. Entre ellas, la reclamación de verdadera política industrial catalana con un ángulo que afecte a toda la economía --"el conjunto de la política económica se debe impulsar sobre esta orientación industrialista", indica la declaración que se ha leído este lunes--, reformas para fortalecer la productividad de algunos sectores o las actividades más expuestas al comercio internacional, crear un observatorio de la financiación empresarial en Cataluña con el énfasis puesto en el sector industrial o replantear el sistema fiscal para favorecer que los beneficios se reinviertan en actividad productiva.

Acuerdo parlamentario

Se va un paso más allá para que las peticiones no caigan de nuevo en saco roto, ya que los miembros del Pacte Més Industria han forzado una fotografía en la que los políticos han asumido el reto de impulsar un “gran acuerdo programático”, según Trullén.

Para no dejar ningún cabo suelto, incluso han marcado como objetivo indispensable fijar un marco de concertación política y de diálogo social para fijar definitivamente una hoja de ruta de largo recorrido que afecte de forma transversal a todas las áreas de gobierno. Hasta la fecha habían recibido muchas muestras de complicidad por parte de la Generalitat, pero reconocen que no pueden estar contentos con los resultados.

Actividad aún por debajo de 2008

Y eso se nota en la evolución de la industria catalana. La recuperación ha impulsado el Índice de Producción Industrial (IPI) corregido de efectos de calendario hasta situarlo en los 100,3 puntos el pasado febrero. La medición mensual de la actividad productiva de todas las ramas industriales realizada por el Idescat supera los 98 puntos de febrero de 2015 o los 96,5 de 2014, pero aún queda lejos del dinamismo del sector antes de la crisis.

El IPI alcanzó los 126,4 puntos en febrero de 2008 y los 124,8 enteros un año antes.

Recuperar la ocupación

Los firmantes recuerdan que sin actividad industrial en Cataluña será imposible crear ocupación y superar la gran lacra de la crisis, los altos niveles de paro que aún perduran. Defienden que recuperar la competitividad pasa por adoptar una estrategia específica con objetivos concretos, como alcanzar en 2025 la inversión de cómo mínimo el 3% del PIB catalán en actividad de I D i, otra de las peticiones que se incluía en el documento firmado en 2013.

La foto está hecha y el compromiso parlamentario asumido. Después de tres años, los agentes sociales quieren resultados.