Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José Antonio Bueno / CEDIDA

José Antonio Bueno: "El consultor debe hacer reflexionar al cliente y no decir 'sí señor'"

El socio responsable de la consultora Metyis en España forma parte del selecto 'ranking' de compañías con más capacidad para atraer talento

7 min

En los últimos años, Metyis se ha posicionado como una de las consultoras independientes más solicitadas por las grandes empresas... y por los más jóvenes. Su responsable en España, José Antonio Bueno, colaborador de Crónica Global, acaba de entrar en el ranking del Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada como uno de los mejores directivos nacionales en la captación de talento. Hablamos con el ejecutivo, que atesora más de 30 años en el sector, para averiguar las claves del entorno laboral de una firma de consultoría y los secretos para llegar a ser un buen consultor. Aunque a veces implique llevarle la contraria al cliente.

--Pregunta: Talento joven: ¿cómo y dónde encontrarlo?

--Respuesta: Todas las consultoras se nutren de gente joven y por eso hacemos un trabajo continuado de scouting en universidades y escuelas de negocio para captar a profesionales jóvenes. Yo tengo 57 años y recuerdo que cuando empecé la consultoría se entendía como una carrera de fondo. Ahora es un oficio mucho más inquieto, aunque compensa el hecho de que como consultores cambiamos de actividad cada cinco o seis meses.

--Los profesionales con menos trayectoria tienden a cambiar de trabajo frecuentemente para probar distintos ambientes y organizaciones. ¿Cuesta retener el talento?

--Es verdad que hay una especie de explosión del mercado del talento y que tenemos que retener a los trabajadores con actividades y ventajas. Estos días estamos reunidos en Oporto, donde vamos a inaugurar un campus digital, cerca de mil consultores de Metyis de todo el mundo para explicar la estrategia de la compañía. Pero también habrá una parte importante de team building entre todos. Aparte hay que jugar con las compensaciones e incentivos laborales a medio plazo, aun contando que en este sector hay movimiento y es bueno que así sea.

--¿Qué perfiles son más demandados?

--Hay una pelea por el talento. Hay ciertos perfiles que son muy perseguidos en la parte de datos. Lo que no ofrecemos en Metyis es estar atado a un ordenador.

--¿Cómo afronta la consultora toda la tendencia corporativa a la búsqueda de la inclusión de género?

--Personalmente, no creo en las cuotas. Si buscas a personas con formación en STEM, el número de estudiantes chicas es del 25%. Pero si haces lo mismo en derecho casi todo son chicas. En Metyis el porcentaje de talento femenino es del 40%, por lo que nos hemos acercado a la paridad de forma natural. Además tenemos un programa específico para mujeres enfocado a la creación de vínculos y actividades en torno a la cuestión del género.

--¿Qué opina de esta moda importada de Estados Unidos de fichar a especialistas en griego en una consultora? Es decir, ¿buscan perfiles ajenos a un MBA o graduado en derecho?

--Depende de para qué tipo de proyectos, no es que vayamos buscando carreras distintas. Pero en áreas como sostenibilidad y social sí hay una mezcla de perfiles. Lógicamente para empezar buscamos las carreras que mejor encajen, pero en personas con más experiencia se tiene más variación.

--¿Cómo ha logrado Metyis hacerse un hueco entre los grandes de la consultoría?

--Empezamos hace cuatro años y medio con una forma más moderna de hacer las cosas. Tenemos una orientación a hacer cosas en vez de solo recomendarlas. Decimos que somos algo más que una consultoría, gestionamos por ejemplo comercio electrónico con algunos clientes. Eso, sumado a que nos hemos juntado profesionales de alto recorrido con relaciones muy largas con clientes, nos posiciona con una propuesta única. Además, no nos gusta fichar a alguien que nos genere mal rollo.

--¿Qué hace falta para ser un buen líder?

--Haber sido antes indio que jefe [risas]. Entrar desde abajo e ir subiendo. En consultoría es importante tener empatía, conocer al consultor de a pie y tener siempre el despacho abierto. Aunque las consultoras tenemos una jerarquía razonablemente definida, el socio debe escuchar al último chaval que entra. Es importante escuchar a todo el mundo y dejarse abrir a las opiniones de los demás. Además, la curiosidad es fundamental. En el mundo pasan continuamente cosas que antes o después deberás tener en cuenta.

--¿Y qué pasa cuando hay que llevarle la contraria al cliente?

--Un buen consultor debe tener opinión. Y en Metyis nos gusta tener opinión. El consultor debe hacer reflexionar al cliente y no decir "sí, señor". Luego hay compañías más o menos maleables.

--¿Han echado el ojo a tecnologías disruptivas como blockchain, criptomonedas, NFT...?

--Hemos entrado en este mundo, que podríamos llamar de frontera tecnológica, con cautela, pero con ilusión. La división en Zurich (Suiza) es muy competente en este ámbito. Ya hemos hablado con clubes deportivos, bancos... El metaverso y el blockchain, que al final redunda en la seguridad del mensaje, son tecnologías con mucho futuro. Pero también tenemos un equipo centrado en utilities donde la agenda de la descarbonización y la sostenibilidad es muy importante.

--¿Cómo está incidiendo la guerra de Ucrania en el sector?

--La consultoría se puede identificar como un velero. Si hace viento, el barco se mueve. Cuando no hay viento el barco está parado. Si pasan cosas en el mundo los consultores tenemos actividad. Lo que nos mata es la apatía.