Menú Buscar
La tienda de Chanel, una de las principales marcas de lujo del mundo, de Paseo de Gràcia blindada a principios de noviembre tras los altercados en Cataluña / CG

La inestabilidad política en Cataluña también lastra el lujo

Las reivindicaciones independentistas y la falta de Gobierno frenan las ventas en el país frente al crecimiento internacional

5 min

El mercado mundial del lujo crecerá este 2019 el 4% hasta mover un total de 1,26 billones de euros, según el último informe anual sobre el sector de Bain & Company. Se mantiene como un valor refugio ante la desaceleración mundial en todos los países occidentales. Así sucede en todas partes, menos en España. La Asociación Española del Lujo-Luxury Spain advierte de que en el último ejercicio la comercialización de bienes y servicios prime se quedará casi plana y lo achaca a una cuestión clara: la inestabilidad política, básicamente en Cataluña.

Beatriz de Orleans (2d) y Cristina Martín (d), la presidenta de honor y la presidenta ejecutiva de la Asociación Española del Lujo / CG
Beatriz de Orleans (2d) y Cristina Martín (d), la presidenta de honor y la presidenta ejecutiva de la Asociación Española del Lujo / CG

A la “situación política y social en Cataluña” se le suma la falta de Gobierno, tal y como ha declarado la presidenta de la entidad, Cristina Martín Basi, a la agencia EFE. Destaca que las ventas de las grandes marcas llegarán a los 6.590 millones, cifra que implica tan sólo un avance interanual del 1% que contrasta con la crecimiento del 3,6% registrado en 2018 o la del 5% de años precedentes.

Barcelona, principal plaza del lujo

Otro de los impactos destacados es la desaceleración económica y las amenazas de crisis globales por los retos derivados del Brexit, con un adelanto electoral en Reino Unido incluido, y la batalla comercial de EEUU contra China y, en menor medida, la Unión Europea. La imposición de aranceles por parte de la Administración Trump que se dirimirá en gran medida antes de Navidad. Con todo, estas casuísticas no afectan sólo a la evolución del lujo en España, son incertidumbres comunes a todos los territorios.

Martín Basi destaca que es Cataluña donde los operadores del sector sufren más. Recuerda que es la principal plaza por ingresos, con Barcelona en la cabeza, y reconoce que hasta hace tres meses la comercialización iba por buen camino. Igual que en el resto del comercio, los altercados que se vivieron tras la publicación de la condena a los promotores del 1-O han tenido consecuencias nefastas para el sector. 

Madrid le ‘come’ terreno a Cataluña

Igual que en el resto de actividades económicas, Madrid le come el terreno a Cataluña como principal plaza del lujo en el país. Mientras que Barcelona aportó el 26% del negocio total en 2018 en el ejercicio que está a punto de cerrar el peso ha bajado hasta el 24%. Se confirma de este modo la tendencia de los últimos años, ya que en 2016 llegó a concentrar el 32% del total de las ventas en España.

Madrid es el receptor de estas ventas que se pierden en el mercado catalán. Luxury Spain confirma que su cuota subirá del 22% al 24%, mientras que Marbella también sufrirá un retroceso (del 26%-22%) por una cuestión de perfil del comprador, llegan al territorio “turistas de peor calidad”. No es el caso de las Baleares, con Ibiza y Mallorca como las otras dos grandes plazas del sector. Suponen el 11% y el 9%, de forma respectiva, de las ventas, un punto más en ambos casos que en el ejercicio precedente.

Menos consumo nacional

Son precisamente los viajeros internacionales los consumidores que cada vez tienen mayor peso en las tiendas y los servicios premium del país. El gasto de turistas crece en 2019 del 13% al 14%, mientras que el comprador nacional tiene un peso del 24% en la facturación agregada del sector frente al 26% registrado un año antes.

Las exportaciones suponen el 62% de las ventas, un punto más que los registros del ejercicio anterior.

España se mantiene de este modo como el quinto mercado europeo del lujo por detrás de Francia, Italia, Suiza y Alemania. La asociación prevé que el dinamismo del sector permita un “notable avance del 3%” en los resultados de 2020. Con todo, esta cifra está vinculada a que “los efectos políticos disminuyan”.