Menú Buscar
El equipo de Air Andorra, en la pista del aeródromo.

Guerra entre las aerolíneas que quieren volar a Andorra

Dos compañías aéreas acaban en el juzgado antes de vender el primer billete

Redacción
3 min

Guerra abierta entre las dos aerolíneas que quieren volar a Andorra antes de vender el primer billete. Las operadoras Air Andorra y Andorra Airline Flights se verán la cara ante el juez, aunque ninguna de ellas ha completado el primer despegue. La primera ha denunciado a la segunda por vulneración de derechos comerciales.

“El proyecto es el mismo: compañías aéreas que usan como base el aeropuerto de La Seu d’Urgell. El nombre comercial es muy parecido. Y la segunda se creó después de Air Andorra. Es natural que la cuestión se dirima en el juzgado”, precisan a Crónica Global fuentes del sector de la aviación.

La querella llega pocos meses después de la creación de Andorra Airline, que se inscribió en el Registro Mercantil en julio. La compañía aérea respondía al frustrado despegue de Air Andorra, nacida dos años antes. Su plan de negocio preveía lanzar conexiones entre Portugal, Madrid y La Seu, municipio catalán próximo al Principado pirenaico.

“Es humo”

Además de lamentar la batalla legal, en el sector se desconfía de la viabilidad de Andorra Airlines. “No ha conseguido recabar la inversión necesaria. Cuando se creó la aerolínea, se dijo que tenía el apoyo de inversores árabes e israelíes y del entorno de Joan Laporta, expresidente del FC Barcelona. Es humo. Es una empresa vacía”, señalan fuentes conocedoras del negocio.

Por su parte, Air Andorra sí ha maniobrado para lanzar los enlaces aéreos, destinados a nutrir de esquiadores y amantes del shopping el destino pirenaico. “Se ha reunido con el Gobierno catalán y con operadores privados. Ahora, tratan de cerrar la incorporación de un grupo local”, abundan las mismas voces.

Diez 'kilos'

Las dos aerolíneas buscan relanzar un aeropuerto que ha permanecido casi sin actividad comercial desde 1984. En agosto, Viajes Regina, un intermediario local, comercializó rutas entre Madrid, La Seu y Palma durante una semana. Fueron las primeras en 30 años. Estrenaban una instalación que reabrió en 2015 tras una inversión pública de 10 millones de euros.