Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri (centro), en la primera junta de accionistas de la nueva entidad / EP

Goirigolzarri llama a acelerar el ERE de Caixabank para reducir la incertidumbre

El presidente de la entidad financiera critica que muchos de los nuevos competidores del sector cuentan con exigencias regulatorias muy laxas

3 min

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, ha instado a acotar los plazos relativos al ajuste de plantilla derivado de la fusión con Bankia, con el objetivo de reducir la incertidumbre que ha generado la situación. El ejecutivo ha trasladado el mensaje en la primera junta de accionistas del nuevo Caixabank, celebrada en el Palacio de Congresos de Valencia, en cuyos exteriores se han manifestado los representantes de los trabajadores contra el ERE de la entidad.

En su discurso inicial, Goirigolzarri ha insistido en que los despidos tienen como objetivo “preservar el máximo número de puestos de trabajo de forma sostenible en el futuro”, en línea con lo manifestado días atrás por el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, quien aseguró que de no eliminarse los algo más de 8.300 empleos que se incluyen en el ERE estarían en peligro todos los demás.

"Momentos delicados"

Goirigolzarri se ha mostrado convencido de que el proceso de diálogo con los sindicatos concluirá en un acuerdo, aunque ha instado a “acotar el tiempo”, al tratarse de “momentos delicados y de una situación que genera incertidumbre”.

Además, el presidente del banco también ha llamado la atención sobre los grandes retos a los que se enfrenta la nueva entidad, especialmente la llegada de nuevos competidores, muchos de los cuales “se benefician de una situación en la que no tienen los requerimientos regulatorios en términos de capital que tienen los bancos, que están creciendo de forma extraordinaria”.

Desventaja competitiva

El ejecutivo ha sido crítico con esta circunstancia al considerar que “establecer diferentes niveles regulatorios genera unos arbitrajes que, como vimos en la crisis anterior, puede desestabilizar el sistema”. Goirigolzarri ha advertido de que la revolución tecnológica que ha llegado al sector tiene como consecuencia la “caída de barreras de entrada”.

El presidente del nuevo Caixabank se ha referido a la fusión que ha dado lugar a la entidad como una decisión estratégica que “da un extraordinario punto de partida, pero es eso, de partida, no de llegada”.

Tipos negativos

En este sentido, el ejecutivo vasco ha recordado que el sector financiero se encuentra en un entorno especialmente complicado debido al escenario continuado de tipos de interés negativos, hasta el punto de que “el mercado está descontando que no veremos el Euribor a 12 meses en terreno positivo hasta octubre de 2024”.

Para afrontar estos retos, Goirigolzarri ha destacado que la entidad cuenta con un equipo directivo de primera categoría y “un gobierno corporativo excelente”.