Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en el Círculo Ecuestre / CEDIDA

Garamendi carga contra el Govern por plantear una subida fiscal: "Se han vuelto locos"

El presidente de la CEOE arremete contra la indefinición de la Generalitat sobre la ampliación del aeropuerto de El Prat

6 min

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha leído la cartilla al gobierno catalán en un coloquio celebrado este martes en el Círculo Ecuestre de Barcelona. El representante de la organización empresarial ha arremetido contra la Generalitat por plantear una subida impositiva en los próximos presupuestos autonómicos, tal y como consta en un informe de trabajo de la Consejería de Economía. "El Govern se ha vuelto loco", ha aseverado.

En el ciclo de conferencias Agendas Cruzadas Madrid-Barcelona, Garamendi ha propuesto la "armonización a la madrileña" de bajos impuestos como una forma de recaudar más y apuntalar el crecimiento económico. “En cuanto quitaran los impuestos ideológicos, Cataluña tendría un atractivo impresionante. No son impuestos rentables y están metiendo en un pozo al motor económico de España. Esto es un castigo a las clases medias", ha declarado. “Hay que crear riqueza, hay que crear empleo. ¿No se dan cuenta de que si quitan el impuesto de patrimonio en Cataluña esto va a ir como un tiro?", ha remachado.

El fiasco de El Prat

El presidente de la patronal también se ha mostrado rotundo sobre el fiasco de la ampliación de la tercera pista del aeropuerto de El Prat. "Me parece un desastre", ha resumido.

Además, ha tildado de "increíble" el rechazo de la Generalitat a una inversión de 1.700 millones que hubiera supuesto, según algunos estudios, la creación de hasta 50.000 empleos directos y un retorno económico para Cataluña cercano a los 5.000 millones de euros.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante la jornada en el Círculo Ecuestre

 

 

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante la jornada en el Círculo Ecuestre / CEDIDA

Fondos Covid

Respecto a la política nacional, el empresario ha reclamado que los "presupuestos del Estado se dirijan hacia una ortodoxia económica" para afrontar el gasto público tras el periodo más agudo de la crisis sanitaria. "Tenemos que ir retirando el escudo social porque si no vamos a tener un problema. Tenemos cierta inquietud con 2023 porque encima puede haber elecciones", ha indicado. "Ni esto está fatal ni somos campeones mundiales. Las empresas catalanas y españolas están preparadas para ganar espacio, pero necesitan que se les deje", ha añadido.

En este sentido, la CEOE advierte de la "frustración enorme" que puede generarse con los fondos Next Generation. El portavoz ha enumerado los tres objetivos de estos recursos comunitarios, entre los cuales no está la subvención de la actividad ordinaria del tejido empresarial. "Los fondos tienen que capilarizar a las pymes, pero no consisten en dar 30.000 euros a cada pyme", ha avisado.

Aviso a las pymes

El portavoz ha desgranado las tres patas de la inmensa cantidad de financiación movilizada por la Unión Europea. En primer lugar, la contratación pública, que debería servir para invertir en infraestructuras potentes que modernizaran la obra pública en España. En segundo lugar, los PERTE --acrónimo de proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica--, planes transversales de inversión con aportaciones clave del sector privado. "De cada cinco euros de cada PERTE, cuatro son privados", ha recalcado.

En último lugar se hallan los proyectos inversores que pueden favorecer a las pymes. Garamendi no se ha mostrado en contra, pero ha advertido de que deben ir unidos a estrategias solventes de digitalización y formación.

Subida del SMI

Respecto a la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) propuesta por el Gobierno --un alza de 15 euros, hasta alcanzar 965 euros mensuales--, Garamendi se ha enrocado en el no de la patronal. "No es el momento de subir el SMI. Con la que está cayendo no es el momento", ha sentenciado. También ha alertado sobre las consecuencias negativas que esta revalorización puede provocar en las mesas de negociación colectiva.

Además, ha señalado algunas contradicciones del Ejecutivo: “El Estado ha subido el SMI el 30% en los últimos tres años. Se sube el SMI pero no se indexa la contratación pública respecto a ese aumento. Me refiero a Gobierno, comunidades autónomas, diputaciones, ayuntamientos... Si subes el salario, cuando sabes que el margen es mínimo, pero el contrato sigue siendo el mismo y tienes la obligación de aguantar el contrato hasta que te digan. Me parece alucinante".