Menú Buscar
El presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, Isidre Fainé, ante el retrato del fundador de la entidad, Francesc Moragas / LA CAIXA

Así es Francesc Moragas, el desconocido fundador de La Caixa

Isidro Fainé recuerda el pensamiento, la obra y el legado del empresario que puso la primera piedra de la entidad

04.12.2018 00:00 h.
8 min

Francesc Moragas fundó La Caixa en 1904. En el 150 año de su nacimiento, los herederos de la entidad que creó han querido rendirle homenaje en un acto encabezado por el presidente de la fundación bancaria del grupo, Isidro Fainé, en Barcelona. La sala de actos en la que se ha reivindicado el papel de un “hombre de acción, pero también especialmente una persona de reflexión, de fuertes convicciones”, en palabras del ejecutivo, se ha llenado hasta la bandera para la ocasión.

La lectura teatralizada de las líneas que le dedicó Josep Pla ha dado paso a un discurso en el que Fainé ha aplaudido que fuera capaz de “imaginar, concebir y crear una gran corporación” en la que la necesaria obtención de beneficios está a la par en importancia con el “compromiso social”. El acto ha sido una reivindicación de la Obra Social que Moragas también activó al mismo tiempo que la Caja de Pensiones para la Vejez y el Ahorro.

Huelga de 1902

El propio nacimiento del banco catalán está marcado por estos dos conceptos, tal y como se ha explicado. Hijo de una familia de notarios y letrados, Moragas se formó en el campo de los seguros y la previsión. “Fue un gran experto en filosofía y en ética”, ha detallado su sucesor. Pero su trayectoria profesional se ve marcada por el impacto de una huelga general que tuvo lugar en 1902. Las demandas de mejoras laborales de los obreros acabaron con muertos y heridos, hecho que no pasó desapercibido a un grupo de empresarios catalanes.

Retrato de Francesc Moragas, fundador de La Caixa

Retrato de Francesc Moragas, fundador de La Caixa

Iniciaron una recaudación de fondos para las familias de las víctimas, la recolecta que es el verdadero origen de La Caixa. El primer reto de la entidad es dar cobertura a este grupo, pero el banquero recordado llevó esta pulsión inicial más allá. “Siempre pensaba a lo grande y, al mismo tiempo, siempre lo hacía de forma discreta”, ha explicado Fainé. 

Primeras políticas de igualdad

En 1935 es cuando tiene lugar el “crecimiento sin precedentes” del grupo financiero. Unos años antes, en 1915, se había articulado una Obra Social como tal en el seno del grupo y se empieza a expandir. “Moragas se adelanta a su tiempo con la promoción de políticas que hoy denominaríamos de igualdad”, ha señalado el presidente de la fundación bancaria.

Creó el Instituto de la Mujer que Trabaja y se pusieron en marcha varios proyectos para atender a personas con discapacidad. Todo ello, marcado por un “pensamiento claramente inspirado en la doctrina social cristiana” que está en las bases fundacionales de la entidad.

520 millones de la Fundación

La historia de Moragas es también la de La Caixa. La “apuesta” por valores como la investigación, la cultura y la educación que la entidad reivindica que está en la base fundacional de sus proyectos sociales que aún impulsa. De hecho, los fondos que cada año se ponen al servicio de esta causa superan muchas aportaciones públicas en este sentido.

Isidre Fainé, ante el retrato del fundador de la entidad, Francesc Moragas / LA CAIXA

Isidre Fainé, ante el retrato del fundador de la entidad, Francesc Moragas / LA CAIXA

El presupuesto de la Fundación en 2018 ascendió a los 520 millones de euros y el propio Fainé recogía en septiembre un premio internacional por la labor filantrópica de la entidad. Su discurso no se ha centrado únicamente en recordar la figura del fundador. También ha aplaudido la tarea de los grandes ejecutivos que han heredado sus respectivos legados y los han hecho crecer.

Boix, Vilarasau y Fornesa

Como Josep Maria Boix Raspall, el director general que estuvo al frente del grupo financiero en plena Guerra Civil. “Las operaciones de la entidad quedaron divididas entre los dos bandos” y fue capaz de “resistir y mantener la institución en funcionamiento”. El banquero ha resaltado que La Caixa fue una de las pocas entidades que “pudieron conservar la totalidad de los ahorros de sus clientes depositados a lo largo del período de guerra”.

Pero son otros dos nombres los que explican el salto que dio la caja catalana al grupo financiero que es en estos momentos. Josep Vilarasau, que aterrizó en la entidad en 1976 y creó la fundación; y Ricard Fornesa, quien a partir de 2003 “quiso poner el énfasis en las personas y en la acción social”. Además de aplaudir que fue capaz de “anticiparse a la grave crisis que llegaría unos años más tarde”.

Fainé ha repasado el trabajo de ambos ejecutivos más allá de sus responsabilidades en el negocio bancario.

Bancarización de La Caixa

De la última etapa de La Caixa, su bancarización y la reestructuración de su cartera industrial, el ejecutivo ha resaltado las grandes cifras de la Obra Social. Así como las “iniciativas y proyectos relacionados con la ciencia” que se ha puesto en marcha en los últimos años que abordan cuestiones tan alarmantes para la actual salud pública como el cáncer, las enfermedades neurodegenerativas, infecciosas, respiratorias o cardiovasculares.

Francesc Moragas y su sustituto, Josep Maria Boix / CAIXABANK

Francesc Moragas y su sustituto, Josep Maria Boix / CAIXABANK

Todo ello, gestionado a través de un Consejo Asesor que “tiene el sueño y la ambición de convertir a Barcelona en un centro internacional de investigación”.

Exposición y dos publicaciones

La divulgación de la figura de Moragas irá más allá de este acto. Este lunes también se ha presentado una exposición ubicada en los Servicios Centrales de la entidad en Barcelona. El hombre detrás del alma es una muestra que “repasa el contexto de su época y la trayectoria vital” del banquero, tal y como explican los portavoces del grupo.

En las próximas semanas se publicará el libro Francesc Moragas. El anhelo altruista, que repasa las características que La Caixa asegura que tenía su fundador. La defensa de los derechos de las mujeres, la visión de futuro, la excelencia de su trabajo y una personalidad optimista. La guinda del pastel la pondrá el historiador Francesc Cabana. Publicará también en el corto plazo una nueva biografía del banquero.