Menú Buscar
Susana Monje, presidenta de Essentium, y un grupo de trabajadores que protestaban por los impagos de las nóminas desde hacía más de un año / FOTOMONTAJE DE CG

Essentium, de la vicepresidenta económica del Barça, sigue sin pagar a sus trabajadores

La plantilla retoma las protestas en la puerta de las oficinas de la constructora, en Madrid, y se queja de que la dirección de la constructora ‘pasa’ de recibirles

3 min

Persisten los problemas económicos para la plantilla de Essentium, matriz de la constructora Assignia, controlada por la familia Monje. El fin de las vacaciones de Semana Santa ha supuesto retomar las protestas a las puertas de las oficinas de la compañía presidida por la vicepresidenta económica del F.C. Barcelona, Susana Monje, por mantener los retrasos en el pago de las nóminas en varias filiales del grupo.

La dirección de la compañía pidió a los sindicatos del grupo paz laboral antes de los festivos. El consejero delegado, Fernando Arboledas, planteó a cambio un calendario para afrontar los pagos pendientes y terminar con el conflicto, según los portavoces de la compañía. Se esperaba cerrar una desinversión que resolviera los problemas de liquidez de la constructora internacional, pero los casi 400 trabajadores afectados por los impagos no han visto mejorar su situación económica en los últimos días.

Problemas para fijar una reunión

Para alguno de ellos la situación empieza a ser desesperante, ya que acumulan sus propios pagos pendientes y no contemplan una solución a medio plazo. De hecho, los representantes de los trabajadores explican que ahora se encuentran, directamente, con problemas para contactar con la dirección y fijar una fecha para debatir la situación de los empleados de las sociedades MCH (la que aglutina los mayores retrasos, de tres meses), Grupo Essentium SL, Alvartis, Acister, Assignia Industrial y Assignia Infraestructuras.

Por ahora, las consecuencias de la tensión de tesorería de la constructora de los Monje se concentran únicamente en las nóminas de los trabajadores. Los proveedores no tienen facturas pendientes de pago "más allá de lo normal" en el sector.

Denuncia ante Trabajo

La plantilla ha empezado a denunciar a título individual que Essentium no paga. Por el momento, ante Inspección Laboral para que intente esclarecer hasta dónde llega el atasco de tesorería del grupo y se pueda definir un calendario de pagos realista.

Si la dirección no mueve ficha y mantiene su negativa de sentarse con los sindicatos, la protesta irá a más. No se descarta convocar una huelga.