Menú Buscar
Una cartera con tarjetas bancarias. Imagen del artículo "Visa tiene interés en que el efectivo desaparezca" / CG

España abre sus puertas a los turistas, pero no a sus tarjetas

La mayoría de pymes no aceptan los plásticos extranjeros en sus establecimientos

3 min

España recibió el año pasado más de 75 millones de turistas extranjeros. Se trata de uno de los principales motores económicos del país, ya que genera muchas ganancias en todos los sectores. No obstante, no todos los comercios y sus servicios están adaptados para que los extranjeros puedan realizar pagos con sus tarjetas.

Tal como indican desde el comparador de tarjetas HelpMyCash.com, esto supone un problema, ya que muchos turistas, cuando deciden venir a España, tienen la sensación de que tendrán problemas para poder comprar con normalidad en cualquier lugar al que vayan.

¿Cuál es el problema?

Según un estudio elaborado por la proveedora de pagos UniversalPay, más del 90% de pymes encuestadas no aceptan los pagos realizados mediante tarjetas extranjeras. El resto son empresas enfocadas al exterior que disponen de un gran abanico de clientes foráneos y la gran mayoría son cadenas hoteleras, tiendas de productos y servicios de lujo y locales de ocio.

El motivo por el que estas empresas sí que aceptan pagos a través de tarjetas extranjeras es porque cuentas con el sistema DCC (Dynamic Currency Conversion) que permite a cualquier usuario abonar cualquier compra con la moneda de su propio país.

¿Qué opciones tienen los extranjeros?

Para sortear esta carencia, los extranjeros pueden optar por cambiar sus divisas antes de llegar, en las entidades bancarias o en casas de cambio de sus propios países, aunque tendrán que pagar una parte porcentual del capital que vayan a cambiar en calidad de comisiones por utilizar este servicio.

Por otro lado, una vez en España, pueden recurrir a los cajeros automáticos de bancos españoles para retirar dinero. Las comisiones en estos casos también pueden ser altas, si se suma el coste que aplica el banco emisor del plástico y la tarifa del propietario del cajero.

Por el momento, los turistas lo siguen teniendo bastante complicado para realizar pagos con sus tarjetas en España y mientras las pymes no decidan aplicar cambios en sus formas de cobro, seguirá existiendo este freno.