Menú Buscar
La responsable del Programa de Gobernabilidad del Agua de la OCDE, Aziza Akhmouch / EFE

España debe involucrar al sector privado en la gestión agua, según la OCDE

La gestión público-privada será el único mecanismo para satisfacer un aumento del 55% de la demanda previsto en 2050

2 min

El sector privado debe involucrarse en la gestión de las aguas, según una experta de la OCDE. La previsión es que en 2050 la demanda de agua suba un 55% tanto en España como en la Unión Europea, por lo que si se quiere mantener el nivel de servicio actual, la participación del sector privado es imprescindible.

"La mejor gestión siempre es la compartida, que permite compatibilizar lo público con lo privado", ha defendido la responsable del Programa de Gobernabilidad del Agua de la OCDE, Aziza Akhmouch, en una entrevista con Efe.

El problema para la experta es la falta de incentivos para la entrada de compañías privadas a la gestión de las aguas. La carencia también pasa por la conciencia social, ya que los ciudadanos europeos “están acostumbrados a que el Estado se haga cargo de todo y a veces no es suficiente".

El que contamina, paga más

La lacra de la gestión exclusivamente pública puede dejar sin abastecimiento. La experta apuesta por "implicar a promotores inmobiliarios, inversores a largo plazo y otros actores del sector privado". Los desafíos de los países europeos pasan por la eficiencia, efectividad e inclusión del sistema, lo que Akhmouch resume en "el que usa, paga; el que contamina, paga más; el que paga, tiene que poder expresarse sobre la gestión".

El principal problema de España no es el abastecimiento sino la gestión de aguas residuales y la fragmentación en la prestación del servicio, según Akhmouch. Para solucionarlo, hay que mejorar la tecnología, pero además hace falta un nuevo marco regulatorio. Las leyes deben adaptarse a los contaminantes nuevos, como los fertilizantes, que deja obsoletos los antiguos estándares de control.

Las aguas residuales serán prioridad para la ONU en este sector. La concienciación y la revisión de la marco europea en 2019 son los próximos objetivos.