Menú Buscar
Malgrat de Mar (Barcelona) tras el temporal, que ha afectado al servicio eléctrico / EFE

Endesa trata de restablecer el servicio eléctrico a la espera de reconstruir las infraestructuras

La compañía, que cuenta con más de 2.000 abonados afectados a consecuencia de los daños del temporal, asegura que la "dispersión geográfica" de las incidencias retrasa las reparaciones

3 min

Tras el paso de la borrasca Gloria, una de las prioridades es hacer balance de los daños causados. Entre ellos, las afectaciones causadas en el servicio eléctrico con cortes de luz en numerosas poblaciones a lo largo de Cataluña. A este respecto, Endesa ha señalado que aún persisten más de 2.000 incidencias que se espera queden resueltas a la mayor brevedad mientras, en paralelo, se ha iniciado la reconstrucción de grandes infraestructuras.

“Se está trabajando para que los afectados vuelvan a tener suministro y tras esto se comenzará con la reparación de las líneas”, sostiene un portavoz de Endesa. La suministradora contaba el viernes con 2.200 abonados afectados en toda Cataluña después de que el pasado miércoles se alcanzara el mayor pico con 30.000 incidencias abiertas.

400 técnicos desplegados

Para solventar la situación, la compañía ha desplegado 400 técnicos a lo largo del territorio, al tiempo que ha distribuido 50 grupos electrógenos en los “puntos críticos” para abastecer a las poblaciones afectadas. No obstante, desde la eléctrica señalan que la incidencia causada por el temporal se caracteriza por su “inmensa dispersión geográfica”. Esto supone que no hay grandes núcleos poblacionales afectados, sino pequeñas manchas que ralentizan la puesta en marcha del servicio.

Por volumen de clientes afectados con respecto a la proporción de habitantes, el Pirineo de Lleida es la zona con mayor afectación en estos momentos. “Ha nevado mucho y una de las principales dificultades para la reparación es que los caminos se encuentran bloqueados y no se puede acceder”, apuntan desde Endesa.

Afectaciones en el Pirineo y en Girona

Asimismo, los mayores daños en la infraestructura eléctrica se han registrado en la provincia de Girona a consecuencia de los desbordamientos de los ríos Fluvià, Tordera y Ter. De hecho, no fue hasta la tarde de ayer cuando se levantó el confinamiento a una treintena de municipios de la cuenca baja del Ter. Las mayores afectaciones en la red atienden la caída de postes y cableado.

Por el momento, Endesa no cuenta con estimación del coste que tendrá revertir las afectaciones en el sistema eléctrico ni tampoco establece el plazo temporal en el que quedarán resueltas.