Menú Buscar
Sede central de Endesa, en Madrid / EP

Endesa, la primera en poner números al hachazo de la CNMC: 400 M€

La compañía aún no puede cuantificar el impacto económico del convenio que acaba de firmar con UGT, el sindicato mayoritario

5 min

Endesa se ha convertido en la primera gran compañía del ámbito energético en aflorar un impacto contable derivado de los recortes retributivos aprobados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y que pusieron en pie de guerra a la práctica totalidad del sector. Las cuentas anuales presentadas este martes por la compañía incluyen una provisión de algo más de 400 millones de euros para cubrir el impacto que tendrán las medidas del regulador en activos relacionados con los territorios extrapeninsulares.

Hasta ahora, el impacto de los recortes en la retribución por las actividades de transporte y distribución de electricidad y gas para el próximo periodo regulatorio no se había reflejado en los resultados de las compañías del sector que ya han rendido cuentas del ejercicio 2019. Las posibles consecuencias no habían pasado de meros cálculos y estimaciones no oficiales.

Sin embargo, el mercado, que ya esperaba la anunciada provisión de Endesa por el ajuste del valor de sus centrales de carbón, se encontró con un apunte contable adicional, relacionado con las unidades generadoras de efectivo de la compañía para los territorios extrapeninsulares.

Ajuste de valor

En una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la empresa especifica que el importe recuperable de estos activos se ha reducido como consecuencia de la menor retribución que tendrán los costes por operación y mantenimiento, hasta el punto de que resulta inferior a su valor neto contable.

Esta circunstancia ha supuesto que Endesa haya registrado una provisión de 404 millones de euros para cubrir el efecto a lo largo de todo el periodo regulatorio, que en el caso del sistema eléctrico va desde 2020 hasta 2025. Un apunte contable que, unido al registrado por el ajuste citado de las plantas de carbón ha dejado el beneficio de la sociedad en 2019 en 171 millones de euros, un 88% por debajo del que obtuvo el año anterior.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, apuntó que el impacto previsto para 2020 por el marco retributivo aprobado por la CNMC será de unos 70 millones de euros y se irá hasta los 140 millones en 2021.

Las gasistas, sin provisiones

Las compañías teóricamente más penalizadas por el nuevo marco retributivo son Enagás y Naturgy, ninguna de las cuales ha incluido provisiones por este capítulo. Bien es cierto que, en el caso del sector gasista, la circular con mayor impacto, la referida a la distribución (que afecta especialmente a Naturgy), todavía no ha sido aprobada después de que el pleno de la CNMC decidiera presentar una nueva propuesta de circular ante la falta de acuerdo para aprobar la inicial.

Sí ha visto la luz, no obstante, la relacionada con el transporte, que afecta principalmente a Enagás. Pero la compañía que preside Antonio Llardén, que estima un impacto aproximado de 100 millones al año por este motivo, no ha registrado provisiones en sus cuentas. La estrategia de Enagás pasa por superar esta adversidad con mayores ingresos procedentes de sus participadas, decisión en la que se enmarca su inversión en la estadounidense Tallgrass.

Convenio sin cuantificar

Además, Endesa tendrá también que calcular el impacto del convenio colectivo recientemente firmado con el sindicato mayoritario en la compañía, UGT, que aún debe ser calculado.

Precisamente, EY, firma encargada de auditar las cuentas de la eléctrica, llama la atención sobre este hecho, que considera una cuestión clave por el impacto que podría tener en las provisiones de la compañía y, por ende, en su cuenta de resultados.