Menú Buscar
Dolors Bassa, consejera de Treball, y Jordi Baiget, responsable de Empresa, y el centro de formación profesional de Martorell / FOTOMONTAJE DE CG

El Govern mantiene en el limbo un centro de FP al que destinó más de 17 millones

Mas inauguró el pasado marzo el instituto que debe dar formación dual de automoción en Martorell sin resolver el gran escollo, la falta de un acuerdo sobre el modelo educativo

6 min

El centro de formación profesional (FP) de automoción es una de las infraestructuras nacidas a raíz de la estrategia industrial de la Generalitat impulsada en el anterior mandato. El gobierno de Artur Mas destinó 17,6 millones de euros en construir un edificio a pocos metros de la sede de Seat en Martorell (Barcelona) que debía acoger el primer programa de FP dual público en colaboración con la automovilística y la industria de componentes de su alrededor. Casi un año después de su inauguración, el centro sigue casi parado.

Fue Mas el encargado de cortar la cinta y recordar que se trataba de un proyecto de referencia para el resto del país. Actualmente, las instalaciones usan "el 10% de sus capacidades", según los trabajadores, y acogen sólo clases de formación continua, tal y como confirma el departamento de Empresa. Es decir, un currículo parecido al que se ofrece en cualquier otro centro de FP en Cataluña. Las grandes aulas preparadas para enseñar de forma práctica todos los trabajos que se realizan en el proceso de fabricación de un vehículo están vacías y no se espera que se llenen en el corto plazo, algo que preocupa a patronal y sindicatos.

Problemas en el modelo de gestión

Los agentes sociales consideran que se trata de un dispendio de inversión pública y señalan que el problema que encalla la puesta en marcha apareció en el momento en el mismo momento en que se planteó la iniciativa, en la etapa en que Xavier Mena era consejero de Empresa (en la primera legislatura de Mas). La adjudicación para construir el instituto se realizó en diciembre de 2011 a una unión temporal de empresas formada por Teyco, Emte y Constructora Espanyola de Calaf sin solucionar el escollo que aún se mantiene.

El consorcio de FP de Marorell nació sin acuerdo sobre el modelo de gestión de centro. La administración no ha conseguido llegar a un pacto con los privados sobre el programa académico en los más de tres años que se ha tardado en poner en marcha.

Definición del currículo y equipos docentes

Las empresas que la Generalitat quiere vincular al FP dual defienden que el currículo sea lo más parecido posible a los procesos que se siguen en sus factorías, mientras que el departamento de Enseñanza y el Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC), que tiene la tutela efectiva del instituto, quieren que sea más transversal. Tampoco hay acuerdo sobre los equipos docentes y directivos.

Patronal y sindicatos participaron en una especie de consejo social en el que se intentaba llegar a un acuerdo entre administración y privados antes de que se iniciara la construcción. La negociación se encalló y el foro perdió su razón de ser. Algunos de sus miembros incluso se distanciaron por voluntad propia ante el enroque del diálogo.

Problema burocrático

Los estatutos del centro aprobados el pasado mayo contemplan que se cree en un nuevo consejo social parecido al del resto de centros formativos. Aún no se ha puesto en marcha y tardará. El inicio de la legislatura en Cataluña es un nuevo freno al proyecto.

De entrada, la división de la Consejería de Empresa y Empleo entre los ámbitos de Empresa y Conocimiento, liderada por Jordi Baiget, y Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, capitaneada por Dolors Bassa, lo ha dejado en el limbo. El SOC, del que depende, se ha mudado al ámbito laboral mientras que el consorcio sigue en la consejería original. Portavoces del departamento de Baiget indican que es una de las cuestiones pendientes que se resolverá en poco tiempo.

Reclamaciones a Bassa y Seat

Los sindicatos se han empezado a movilizar para reclamar su verdadera puesta en marcha. El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, y el líder de UGT en Cataluña, Josep Maria (Pepe) Àlvarez, pidieron la semana pasada a la consejera Bassa que priorice buscar una solución a la iniciativa. También le exigieron que se involucrara en el tema al nuevo presidente de Seat, Luca De Meo.

La automovilística se mantiene al margen de la polémica. Fue el primer grupo en poner en marcha la FP dual en Cataluña en 2012, con una réplica del modelo alemán, y su programa fue reconocido un año después por la Generalitat. Aún lo mantiene.

El centro de Martorell está preparado para acoger a 480 alumnos de formación inicial y a 14.000 en continuada a pleno rendimiento. Por ahora, la mayoría de aulas están cerradas.