Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El 'delivery' de comida a domicilio o al trabajo, una tendencia de la hostelería acelerada por el Covid / EP

Lo que dejará la pandemia en la restauración: menos salir y más 'delivery'

El sector prevé continuidad en el auge del reparto de comida a domicilio y destaca la proliferación de las ‘dark kitchens’, donde se cocinan productos de todo tipo

4 min

Parte del sector de la restauración tiene claro que el auge de la entrega de comida a domicilio es una tendencia que permanecerá tras la pandemia de coronavirus y que la presencialidad en los restaurantes puede ir a menos. “Las generaciones jóvenes han cogido con ganas el delivery, la experiencia gastronómica igual la harán una vez al mes”, ha vaticinado este lunes Isaac Aliaga, uno de los impulsores de Can Pizza.

En la jornada La gestión del futuro. Los nuevos caminos de la hostelería, organizada por Estrella Damm, el restaurador ha destacado el cambio de preferencias entre los jóvenes con la comida. “Yo soy un romántico de la hostelería, me gusta ir a un restaurante y tener la experiencia gastronómica, pero hay una generación que no es tan romántica o que se ha criado con el teléfono”, ha asegurado.

Adaptarse al nuevo modelo

En el caso de Can Pizza, cadena de pizzerías italianas que impulsa Aliaga junto a Lollo Vuoturni y los hermanos Colombo (Xemei), el delivery suponía el 30% del negocio, pero ha crecido con la pandemia. El empresario prevé que el nuevo modelo de consumo triunfará más allá de las circunstancias epidemiológicas actuales, que impiden la apertura por las restricciones a la movilidad. “La gente que se sepa adaptar bien y jugar sus cartas con Glovo o tu propia aplicación", ha manifestado. 

En esta nueva realidad, “el pequeño está en desventaja con respecto a los grandes, porque estás obligado a seguir creciendo, si tienes solo dos locales no puedes invertir en la aplicación de Glovo”, apunta. Sin embargo, augura que las claves estarán en la adaptación y la innovación.

El auge de las 'dark kitchens'

“Nuestra salvación este año ha sido el delivery”, ha señalado Mani Alam, del popular Fish & Chips de Barcelona, que, al igual que Can Pizza, tiene un modelo híbrido entre presencialidad y entrega a domicilio. Lo hace con un servicio propio que externalizan a la plataforma de delivery Stuart. Según Alam, el futuro de este sector pasa por las dark kitchens, en el centro de un controvertido debate que aborda tanto su ubicación (la Administración busca expulsarlas de la trama urbana), como de la oportunidad de este modelo. “Desde una cocina sacas pizzas, burritos, fish and chips… de todo. Se está volviendo al modelo de los antiguos bares, desde un mismo sitio, dar múltiples ofertas", ha aportado el restaurador.

Raúl Tort, responsable de ventas de Barcelona Stuart, coincide: “El delivery ha crecido y tenemos muchos clientes con dark kitchens, tienen diversas líneas de negocio”. “Esto va a ser una tendencia en el futuro, sobre todo si la situación del Covid no mejora”, sentencia.