Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un dispositivo del Consorci Sanitari Integral (CSI) / Cedida

Destapan más irregularidades en el Consorci Sanitari Integral

La Sindicatura de Cuentas aflora nuevas anomalías en contratación en el conglomerado sanitario tras haber alertado de ello en 2014

4 min

La Sindicatura de Cuentas ha aflorado nuevas irregularidades en el Consorci Sanitari Integral (CSI), el grupo de hospitales de la provincia de Barcelona. El fiscalizador del buen uso de dinero público ha alertado de encargos a dedo que tendrían que haberse licitado de forma pública. No solo no ocurrió. El nuevo mazazo de la Sindicatura llega tras otro dictamen similar en 2014, un segundo informe en 2009 y un tercero más global sobre empresas sanitarias que también apuntaba al CSI. 

Es lo que se desprende del informe 23/2021, presentado en las últimas fechas [consultar aquí]. El trabajo es un "seguimiento" de las anomalías apuntadas en documentos anteriores: uno publicado en 2014 y otro en 2009. En los dos exámenes se observaron incidencias en la gestión del conglomerado público, que opera tres hospitales, en Barcelona (Dos de Maig), L'Hospitalet de Llobregat (General) y Sant Joan Despí (Moisès Broggi), y seis ambulatorios. 

La mayoría, resueltas

Negro sobre blanco, la Sindicatura da por resueltas la mayoría de observaciones y recomendaciones que realizó en los análisis anteriores. Sobre las incidencias, el Consorci ha remediado 14 de las 17 alertas que lanzó, al menos de forma parcial. 

De las recomendaciones que recibió el grupo de empresas públicas que dirige Carlos Constante, los gestores han tomado medidas para remediar tres de las cinco que había aflorado. 

La contratación, un lunar

Con todo, el equipo de Constante no ha hecho los deberes en materia de contratación. La Sindicatura detecta que Consorci Sanitari Integral hizo un uso abusivo de la adjudicación sin procedimiento de contratación a lo largo de 2019. Tuvo lugar de forma "concatenada", lo que debería de haber sido tomado en consideración para licitar con publicidad y concurrencia. No fue así. 

Alerta del mismo uso de la asignación sin concurso público de contratos de "profesionales y entidades prestadoras de servicios asistenciales complementarios". Su "cuantía" o "continuidad" prohibía hacerlo así, pero se produjo. Por último, el CSI mantenía en ese mismo ejercicio dos "contratos de gestión de servicios" indebidos, ya que los gestionó la institución sanitaria a pesar de carecer de competencias para ello. 

Foco sobre los consorcios

Este nuevo informe de la Sindicatura aflora anomalías en la gestión del CSI que se habían apuntado en las radiografías realizadas en 2009 y 2014. Otra investigación sobre los grupos de empresas sanitarias encargado ad hoc por el Parlamento catalán concluyó lo mismo: detectó hasta 20 irregularidades distintas en el conglomerado sanitario, tal y como avanzó El País

La lupa del ente señaló prórrogas indebidas de contratos públicos --algo parecido a los sucedido de forma reciente en los Bomberos de la Generalitat, una irregularidad que ha causado polémica y ha provocado que el Govern mueva ficha--, así como encargos a dedo que tenían que ser licitados de forma pública o "escaso o nulo" control de los gastos de externalizaciones. Todo ello ocurrió en eñ Consorci Sanitari Integral de 2009 a 2011, y se repetió en los siguientes. 

Preguntado por su valoración del nuevo informe, la gerencia del CSI no ha respondido a los requerimientos de este medio.