Menú Buscar
Imagen de uno de los cortes diarios de la avenida Meridiana por parte de los autodenominados CDR / EFE

Los comerciantes de la Meridiana alertan de pérdidas de hasta el 40% por los cortes

Los 'botiguers' advierten de que la restauración es el sector más perjudicado y de que se plantean cerrar a las 19:30 horas para eludir la acción de los CDR

7 min

Los comerciantes de la avenida Meridiana de Barcelona advierten de que su facturación ha caído en un 40% a raíz de los cortes diarios de los independentista de la vía, que este sábado llegan a los 90 días consecutivos. Los botiguers de esta entrada a la ciudad y del entorno del paseo Fabra i Puig señalan a la restauración como el sector más afectado por la protesta, y admiten que se plantean avanzar el cierre a las 19:30 horas para eludir la acción política de los CDR.

Así lo indica el portavoz de la Unió de Comerciants del Passeig de Fabra i Puig. "Esta zona actúa como nodo comercial de Sant Andreu y todo Nou Barris sur. Como en todas las asociaciones, hay pluralidad de ideas y opiniones con respecto al bloqueo diario de la Meridiana, pero los socios sí admiten perjuicio y del impacto en la caja", señala. Según la misma entidad, "el impacto mayor se concentra en el entorno de la protesta diaria y en los bares y restaurantes". ¿Por qué? "Porque la gente ya no se queda a tomar algo después de comprar. No puedes pasar con tu coche ni aparcar", reconoce. Incluso les han llegado las primeras quejas de algunos socios. Cabe tener en cuenta que esta no es una zona precisamente turística de la ciudad, los clientes que pierden los integrantes de la organización son los propios vecinos. 

"¿Por qué no lo hacen en la Diagonal"

Uno de los establecimientos que ha notado un descenso de recaudación es la Hamburguesería Ovante. Su gerente, Xavi, relata que los momentos de mayor impacto fueron en los "primeros días de incidentes y cargas policiales". "Tuve que bajar la persiana y claro, no puedes tener a gente encerrada cenando. No es agradable", añade. Este comerciante no se posiciona políticamente, pero recuerda que su restaurante emplea a 10 personas y que necesita mantener sus niveles de facturación históricos para consolidar esta estructura laboral. "Ha bajado la afluencia de clientes y la caja ha caído. Ahora se manifestarán los contrarios [constitucionalistas] y tendré que quitar los rótulos y mi mobiliario por miedo a enfrentamientos", indica en relación a los hechos que han tenido lugar este viernes. "No rechazo las manifestaciones pero, ¿por qué no las hacen en la Diagonal, donde viven los políticos?", inquiere.

Tampoco parecen satisfechos con el corte diario de la avenida Meridiana los propietarios del restaurante Oishi y el bar Oishi 2. "Como extranjeros que somos no es indicado posicionarnos políticamente. Pero claro que afecta. Hay mucha menos gente", admite Xia Wang, el gerente. "Aquí trabajan cinco personas. Cinco puestos de trabajo. ¿No nos gusta? No lo podemos decir. Pero sí que decimos que si todo fuera normal, sin manifestaciones, las cosas irían mejor para los comerciantes", aventura el botiguer de origen chino.

Dos protestas

Los lamentos de los comerciantes de la avenida Meridiana llegan después de que esta calle viviera ayer la primera jornada de manifestaciones de signo contrario. Por 89ª noche consecutiva, los CDR frenaron el tráfico al irrumpir en la calzada en protesta por la sentencia condenatoria a los organizadores del referéndum del 1-O y la declaración de independencia simbólica. Esta vez, no obstante, los constitucionalistas respondieron con otra protesta, en la que se remarcó que en ningún momento se abandonara la acera, con el objetivo de presionar a Govern y Ayuntamiento de Barcelona para que desplacen el bloqueo a una zona menos lesiva para la movilidad. Los Mossos d'Esquadra separaron a ambos grupos con un cordón de seguridad que evitó posibles choques. 

Las movilizaciones cruzadas continuarán. Los antiCDR se manifestarán frente a los independentistas los días 10, 20 y 30 de cada mes. Más allá de esta acción, los comerciantes han tratado de buscar un acuerdo con los secesionistas para que su protesta tenga un impacto menor en su facturación. Han propuesto que los cortes se inicien más tarde, fuera del horario comercial (a las 19:30 horas), en el pleno del distrito de Sant Andreu. No funcionó. Los radicales sólo aceptaron que esta iniciativa se debatirían en asamblea. Por ahora no la han convocado y no se espera que lo hagan en el corto plazo.

Interior lo permite

Los independentistas cuentan con el visto bueno de la consejería catalana de Interior, liderada por Miquel Buch, para continuar con su actividad. La Generalitat de Cataluña ha dado el beneplácito a la notificación de una manifestación de carácter diario, hecho que también levantó polvareda. Los contrarios a su celebración apuntan a que se trata de una concentración y que en ningún momento se hace referencia a que implique un corte diario en los dos sentidos de la marcha en una arteria tan sensible de Barcelona como es la avenida Meridiana. Incluso algunos líderes secesionistas se han llegado a cuestionar la utilidad real de la movilización, hecho que les ha puesto en la diana de los radicales. 

A este respecto, los Mossos d'Esquadra han indicado que la protesta de los CDR está comunicada, por lo que no procede utilizar a la Brigada Móvil para disolverla. También indican los Mossos que la presencia policial se dimensiona cada día en función de los acontecimientos.