Menú Buscar
Metro de Barcelona.

Colau también fracasa en intentar ‘levantar’ la huelga del Metro en el MWC

Los trabajadores califican de “vergüenza y provocación” la actitud de la dirección de TMB q lo largo de la negociación del conflicto laboral

Redacción
4 min

El Metro de Barcelona , definitivamente, parará para el MWC. Los trabajadores y la dirección de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), empresa pública que depende del Ayuntamiento y está encabezada por Mercedes Vidal, se han levantado poco después de las dos de la madrugada de este domingo de la mesa de negociación sin llegar por enésima vez a un acuerdo. Y eso que en esa ocasión la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, había prometido que ella se involucraría para desencallar el conflicto laboral que se arrastra desde hace cuatro meses.

Ni con esas. De hecho, el comité de empresa se ha mostrado más enfadado que nunca con la posición del consistorio a lo largo de un encuentro que se ha prolongado durante más de nueve horas en la Secretaría de Empleo de la Generalitat. El portavoz de los trabajadores, Óscar Sánchez, ha calificado de “vergüenza y provocación” la actitud de la dirección de TMB. Según el sindicalista, la cúpula de la empresa pública no ha tenido ninguna intención de alcanzar un acuerdo.

Renovar el convenio de madrugada

Las negociaciones están “rotas” y la plantilla del metro considera que no hay posibilidades de alcanzar ningún acuerdo. Han explicado que, tras meses de insistir en renovar el convenio colectivo vigente con el compromiso de terminar con la precariedad laboral de la plantilla, los representantes de TMB propusieron a la 1.15 horas de la madrugada empezar a negociar un nuevo documento que rija las normas laborales de la compañía como única manera de acercar posturas. Sánchez ha calificado esta actitud de “vergonzosa”.

“Nos querían llevar a la una de la madrugada a negociar un convenio de tres años”, relató el representante de los trabajadores.

Culpabilidad para la cúpula de TMB

El comité de empresa han querido agradecer al equipo de mediación de la Generalitat su trabajo, pero dejan claro que mantener un encuentro desde las cuatro de la tarde hasta la madrugada “haciendo ver que había alguna posibilidad de acuerdo” sin llegar a substanciar nada es una provocación. Y señalan directamente a la cúpula de TMB.

Con nombres propios: el director de la red de metro, Marc Grau; el consejero delegado de TMB, Enric Cañas, y el director general del grupo, Jaume Tintoré. La semana pasada reclamaron su destitución inmediata por boicotear y engañarlos, presuntamente, a lo largo de la negociación.

Paros el lunes y el miércoles

La huelga del metro está convocada para el lunes y el miércoles. La consejería de Treball ha decretado servicios mínimos del 50% en hora punta --de 6.30 a las 9.30 horas por la mañana y de 16.00 a 20.00 por la noche-- y del 30% el resto del día. 

También han convocado paros en la red de autobús de dos horas por turno, aunque la afectación será menor porque la convocatoria la realizan los sindicatos minoritarios de la compañía. La guinda del pastel, que deja más que nunca en el aire la gestión de Mercedes Vidal la pusieron el sábado a última hora de la tarde las asociaciones de taxistas. Han rechazado el refuerzo de efectivos que propone el Ayuntamiento porque consideran que no ayudará en nada a descongestionar la ciudad en unos días que llegarán 94.000 personas más y amenazan con protestar (bloquear puntos neurálgicos de Barcelona como las rondas o el recinto donde se celebra el MWC) si la consejera de Movilidad no replantea el incremento de efectivos.