Menú Buscar
Entrada a las bodegas Codorníu / CODORNÍU

Codorníu vuelve a los beneficios y gana 10,3 millones

El grupo vitivinícola pierde el 11% de sus ventas tras abandonar la marca blanca

30.03.2019 00:00 h.
6 min

Grupo Codorníu ha cerrado su ejercicio fiscal, el último antes de su venta al fondo Carlyle, con un resultado positivo consolidado de 10,3 millones de euros. Dicha magnitud contrasta con los 8,4 millones de déficit que contabilizó el periodo anterior. El ejercicio transcurrió entre el 1 de julio de 2017 y el 30 junio de 2018.

Un día después de rubricar el año fiscal, la familia Raventós suscribía con el fondo Carlyle un acuerdo de intenciones para vender el 55% de las acciones por unos 390 millones. El pacto se elevó a público en noviembre último.

El resultado de explotación en 2017-18 también cambió de signo y pasó de 4,5 millones negativos a 14,4 millones positivos.

Adiós a la marca blanca

Quizás el dato más relevante sea que las ventas han sufrido una fuerte flexión, de 229 a 203 millones. Ello es debido a la decisión de abandonar la producción para terceros, es decir, la llamada marca blanca o de distribuidor. En la tabla anexa se detalla la evolución de la casa en el último cuatrienio.

GRUPO CODORNÍU EN CIFRAS (en millones de euros)
Año Ventas Resultado
2018 203 10,3
2017 229 -8,4
2016 208 19
2015 217 21

Los resultados de la veintena de filiales fueron dispares. La más rentable, con ventaja, fue Shooting Gallery Wines, la principal subsidiaria establecida en Estados Unidos, que contribuyó al perímetro consolidado un excedente de 6,8 millones. Tras ella siguen Bodegas Bilbaínas con 2,5 millones, y la otra filial de EEUU, Aveniu Brands, con 1,5 millones.

En el polo contrario, Codorníu aportó al resultado consolidado del grupo números rojos, esta vez por importe de 2,2 millones, aunque representan una notable reducción de las pérdidas anteriores, que se cifraron en 14,2 millones.

Salvedades en la auditoría

El informe de auditoría afirma que la memoria anual no contiene segregadas la totalidad de transacciones y saldos mantenidos con partes vinculadas. Tampoco incluye por razones estratégicas el desglose de añadas de las existencias y el detalle del inmovilizado correspondiente a barricas, ni el despiece de la cifra de negocio por zonas geográficas y actividad.

Asimismo destaca la importancia del volumen de existencias de producto en curso y terminado, que alcanza los 117 millones, sobre un activo total consolidado de 324 millones. Tampoco son flojos los más de 20 millones en activos fiscales que se incluyen en el activo del grupo, de los cuales 11,4 millones corresponden a la filial Codorníu. Los recursos propios del grupo suman 165 millones.

Grupo Codorníu es la empresa más antigua de España, pues sus orígenes se remontan a 1515, cuando un viticultor de apellido Codorníu comenzó a producir vino en la comarca del Penedès.

Presidentes

El origen de la actual bodega arranca formalmente en 1885. Aquel año Manuel Raventós Doménech constituye Codorníu SA para gestionar las explotaciones heredadas de sus ancestros. A este profesional se le considera el “descubridor” del cava.

Desde entonces, la compañía sólo ha registrado ocho presidentes. Raventós Doménech, el más longevo de todos, se perpetuó en el cargo hasta 1928. Le pasó el testigo a su esposa, Monserrat Fatjó Tintorer.

De 1956 a 1967, ejerció Manuel Raventós Fatjó. De 1967 a 1986, Manuel Pagés Raventós. De 1990 a 1992, Ramón Raventós Espona. De 1992 a 1998, Manuel Raventós Artés. Y por fin, de 1998 hasta ahora, Mar Raventós Chalbaud.  Curiosamente, los presidentes más duraderos son los dos primeros y la última. A ésta le ha relevado Alex Wagenberg Bondarovschi, el primero ajeno a la familia y encumbrado al puesto tras asumir Carlyle el mando. Formalmente, la presidencia de Grupo Codorníu la ostenta la sociedad de cartera luxemburguesa Cep IV A7 SARL, instrumental de grupo Carlyle, que ha designado a Wagenberg para que le represente.

El consejo de administración se completa con otras tres entidades luxemburguesas, tituladas Cep IV A8, Cep IV9 y Cep IV10, más Rosa Lamuela Raventós, Marcos Ferrán Clarasó y Alberto de Carandini Raventós; de secretario actúa Jorge Adell Sánchez.

El consejo saliente estaba formado por María del Mar Raventós Chalbaud, Ignacio Raventós Sáenz, Ricardo Matas Docampo, Jaume Nadal Farreras, Alberto de Carandini Raventós, Javier Farré Fernández-Urrutia, Sergi Terraza Castells, Javier Pagés Font y Jaime Raventós Irigoyen.

Grupo Codorníu mantuvo desde sus inicios hace medio milenio su sede en Cataluña, en concreto en Sant Sadurní d’Anoia. En octubre de 2017, con motivo del golpe perpetrado por las fuerzas políticas separatistas, decidió mover su sede al municipio riojano de Haro, donde posee una bodega.