Menú Buscar
Uno de los actuales trenes de Cercanías de Renfe, cuya 'macroconcesión' se ha visto afectado por el escándalo del amaño de licitaciones en el sector / EFE

El escándalo en las licitaciones ferroviarias que impacta en la 'macroconcesión' de Renfe

Las 15 compañías que han sido sancionadas por repartirse contratos públicos pierden enteros en la carrera por uno de 2.726 millones

01.04.2019 00:00 h.
4 min

El sector ferroviario español está inmerso en un tsunami desde que la Comisión Nacional de Competencia (CNMC) sancionara la semana pasada a 15 compañías por haberse repartido contratos públicos durante 17 años. Ahora, estas empresas pierden enteros en la nueva macroconcesión de Renfe.

El operador público dio luz verde en el consejo de administración de hace una semana a la licitación de 211 convoyes de Cercanías de Gran Capacidad. El proceso aún no se ha activado y el valor total de los trenes será de 2.726 millones de euros, cifra que lo convierte en el principal encargo en los próximos ejercicios. Esto ha despertado el interés del sector, especialmente entre los grupos con factorías en el país (esperan que la localidad de producción les aporte puntos en el pliego de condiciones), pero esta voluntad choca con la investigación de la CNMC.

Sanción millonaria

Cobra, Elecnor, Siemens, Semi, Inabensa (Abengoa), Alstom, Cymi, Isolux, Electren, Comsa, Indra, Neopul, Telice, Eym (OHL) y Citracc están muy pendientes de los próximos pasos que dé el regulador de la competencia español. Sancionó con 118 millones de euros a las empresas y con otros 666.000 euros a varios directivos por sus actividades ilícitas el pasado miércoles, pero aún no les ha prohibido participar en otras licitaciones públicas.

La CNMC anunció que activaba por primera vez en su historia el “procedimiento para la prohibición de contratar con la Administración”. Faltan como mínimo semanas para que la Junta Consultiva de Contratación se pronuncio sobre el futuro de los 15 grupos, aunque se da por sentado que se les cerrarán las puertas de la Administración. Falta definir por cuánto tiempo.

Alstom y el beneficio del delator

Alstom es la única que se podría beneficiar de un mejor trato al haber aportado información en la instrucción del caso. Su presidente, Antonio Moreno Rodríguez, era el ejecutivo con un cargo más importante sancionado dentro del cártel que descubrió la CNMC y recibió una multa de 57.400 euros, aunque no la pagará. El Programa de Clemencia en el que participó le condona la compensación económica.

Es también la multinacional francesa la que se esperaba que compitiera con más fuerza para hacerse con el contrato de Renfe, pero sus rivales más directos no están implicados en este escándalo. Se trata de la vasca CAF, la madrileña Talgo y la suiza Stadler Rail, con factoría en Valencia.

Construcción y mantenimiento

Si finalmente Alstom se queda fuera de la puja, estas tres ferroviarias tienen todos los números para hacerse con el contrato de Renfe. Además de la construcción de 211 trenes, también se licitará el mantenimiento de 90 de ellos durante 15 años y la posibilidad del encargo de otros 120 trenes.

El operador ferroviario público ha dividido en dos lotes el encargo de convoyes de Cercanías de Alta Capacidad, que permitirán transportar al menos a 900 viajeros, con modelos de trenes y de piezas distintas. La licitación en ciernes también ha propiciado conversaciones para armar alianzas empresariales temporales que aporten ventajas a las plicas. De nuevo, con un ojo puesto en la CNMC.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información