Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España, optimista sobre el clima empresarial / SERVIMEDIA

El clima empresarial mejora para 2023 y la Cámara de España descarta la recesión

Casi el 60% de los empresarios es poco o nada optimista respecto a la evolución económica este año y más de un 86% estima un elevado riesgo de crecimiento negativo

4 min

La percepción de los empresarios sobre al evolución de la economía y de su propia actividad presenta un escenario de luces y sombras. Éstas, muy relacionadas con el año en curso, sobre el que se muestran poco o nada optimistas cerca del 60%. El lado positivo se centra en el próximo ejercicio, para el que esperan mejoras significativas en el sector exterior y, en menor medida, en la creación de empleo y evolución de ventas en España.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio sobre el clima empresarial que elabora la Cámara de Comercio de España, en colaboración con Sigma Dos, y que recoge una tendencia ya tradicional en este tipo de mediciones: los empresarios muestran un optimismo notablemente más elevado en relación con su actividad que con la evolución de la economía española. 

Optimismo con las ventas

No en vano, el informe señala que un 86,7% de los consultados considera muy o bastante importante el riesgo de recesión económica, pese a que las cifras sobre sus expectativas de la actividad empresarial reflejan un claro optimismo.

Así, cerca del 50% cree que las ventas en el exterior se elevarán el próximo ejercicio; prácticamente el 40% opina lo mismo sobre la evolución de las ventas en España y un 25% acerca del aumento de contratación de personal. 

El ánimo de los empresarios

Por encima de estas cifras, el presidente de la Cámara, José Luis Bonet, ha destacado como factor fundamental con vistas al futuro más inmediato “el ánimo de los empresarios”, sobre el que se ha mostrado positivo, hasta el punto de descartar la llegada de la tan temida recesión.

“No creemos en una recesión, vemos muy clara la desaceleración pero no somos tan pesimistas”, ha apuntado durante la presentación del estudio a los medios de comunicación.

Crisis asimétrica

Bonet ha achacado el pesimismo en relación con las perspectivas para este año el entorno de elevados precios de la energía y también a las subidas de los tipos de interés. Además, también ha manifestado su visión de que la actual crisis será asimétrica, con lo que afectará de manera desigual a los diferentes sectores.

Entre los que podrán ver el futuro con más optimismo, el presidente de la Cámara de España sitúa a los de salud, defensa y agroalimentación, este último con buenas perspectivas con vistas a salir al exterior. 

Principales dificultades

Por el contrario, los que más sufrirán serán los del automóvil (debido a la incertidumbre en torno al coche eléctrico, que podría retrasar la decisión de compra de los consumidores) y el del comercio, para el que ha considerado como factor fundamental la digitalización

El estudio también refleja que el encarecimiento de los precios de la energía es el factor que los empresarios ven como la mayor dificultad que están padeciendo en la actualidad; así lo ve cerca de un 81% de los consultados. Le siguen las escasez de materias primas (42,6%) y el incremento de los costes laborales (34,3%).