Menú Buscar
Luis de Guindos (i), ministro de Economía, Industria y Competitividad, y Cristóbal Montoro (d), ministro de Hacienda y Función Pública en una imagen de archivo en el Congreso de los Diputados / EFE

El Gobierno se implicará en la devolución de las cláusulas suelo

Prepara un decreto ley con un código de adhesión voluntaria para que la banca reembolse lo que ha cobrado de más a los clientes sin pasar por los tribunales

2 min

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Función Pública, ha anunciado este jueves que el Gobierno tomará medidas en el control de la devolución de las cláusulas suelo. “El reembolso es complejo y el ministerio va a estar presente porque es ineludible e inevitable”, ha manifestado tras la firma de un acuerdo con Farmaindustria en Madrid para reducir de nuevo el gasto sanitario del país.

Las entidades financieras anunciaron en un primer momento su intención de cumplir con el mandato del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de la semana pasada, que las anuló con retroactividad, siempre que los clientes acudieran a los tribunales. El objetivo era discernir en plaza judicial entre las cláusulas que se aplicaron de forma abusiva y las que no, pero el Gobierno prepara un Real Decreto Ley para establecer un mecanismo más rápido sin mayores coses para los consumidores.

Procedimiento de adhesión voluntaria

El Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, encabezado por Luis de Guindos, lo someterá a la aprobación del consejo de ministros de este viernes. Marcará un procedimiento para la tramitación de la devolución de los bancos, una especie de código que no será de obligado cumplimiento.

Será una decisión voluntaria de la banca adherirse o no. Si se suscribe, lo deberá cumplir. Sólo establecerá un mecanismo para reembolsar el dinero que se ha cobrado de más en préstamos hipotecarios a través de cláusulas suelo, sin ir más allá.

El Banco de España estima en algo más de 4.000 millones el impacto en las entidades españolas esta devolución, cifra que Goldman Sachs rebaja hasta los 2.500 millones