Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, avisa de que habrá menos empleo si aumentan los impuestos a los empresarios / EFE

CEOE carga contra fichar de forma obligatoria en las empresas

La patronal argumenta que el registro horario sólo subirá la burocracia y los costes de las compañías, además de ir en contra de la flexibilidad

4 min

CEOE ha rechazado de frente la propuesta del Gobierno de hacer obligatorio que los empleados fichen en sus puestos de trabajo, sea cuál sea su perfil. El Ejecutivo considera que esta iniciativa servirá para atajar el abuso de las horas extra que ni se remuneran ni se compensan, cuestión que la patronal encabezada por Antonio Garamendi enmienda.

En un documento interno que ha divulgado Efe, se argumenta que la medida sólo incrementará la burocracia y los costes empresariales. Tilda la iniciativa de “vuelta a lo antiguo” y lamenta la dificultad de algunas compañías, especialmente las pymes, para aplicarla.

Flexibilidad laboral

Asimismo, considera que se llevará por delante las medidas que se han impulsado en los últimos años para incorporar la flexibilidad interna. La introducción del trabajo en remoto o de la adecuación de las jornadas laborales a las necesidades personales de los trabajadores, la conciliación.

La propia patronal ha considerado en múltiples ocasiones que aún se debe avanzar mucho en este campo. Los sindicatos han criticado que la flexibilidad no suele implementarse para beneficiar a los trabajadores. Todas estas cuestiones son las que debaten los agentes sociales en las mesas de concertación.

Despidos colectivos

CEOE ha usado precisamente una de estos espacios de debate, la mesa de diálogo social, para mostrar sus discrepancias con el registro horario obligatorio. En el mismo espacio ha reclamado que se elimine de la Reforma Laboral la llamada enmienda Telefónica. Es decir, que sean más baratos los despidos colectivos.

De forma concreta, la patronal ha pedido que se acabe con la “obligación de la aportación al Tesoro Público de las empresas con beneficios en los despidos colectivos que afecten a trabajadores de más de 50 años”. Recibe el nombre de la cotizada porque tiene su origen en la oleada de prejubilaciones que activó en 2011 y que propiciaron la salida de los 6.500 empleados de mayor edad del grupo.

PSOE y PP

El Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero obligó que las empresas pagaran el desempleo y parte de las cotizaciones de los empelados de 50 años y mayores que se vieran afectados por una reestructuración. Aunque hizo que la medida sólo fuera obligatoria en compañías con plantilla de 500 personas o más y que hubieran tenido beneficios en los ejercicios anteriores.

En los momentos más duros de la crisis el Ejecutivo de Mariano Rajoy rebajó estos límites hasta los grupos de más de 100 trabajadores y con ganancias los dos años anteriores a la presentación del despido colectivo. Además, marcó que las aportaciones se debían aplicar sólo cuando existiera discriminación de edad.

Arcas de la Seguridad Social

Se consideró que la iniciativa daría oxígeno a las arcas de la Seguridad Social, ya que los empleados de mayor edad suelen presentar los perfiles más complejos para volverse a incorporar al mercado laboral. Además, en cualquier proceso de reestructuración de empleo las prejubilaciones se plantean siempre como una medida no traumática y una alternativa a los despidos.

Todas estas propuestas serán debatidas con los sindicatos en la mesa de concertación social.

Destacadas en Business