Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antonio Huertas, presidente de Mapfre, uno de los participantes en el debate organizado por AED sobre el papel de los CEO  / EP

Los CEO creen que la crisis ha puesto en valor las personas y la comunicación

Responsables de grandes empresas apuestan por quedarse para el futuro con algunas novedades que ha traído el nuevo escenario provocado por la pandemia

6 min

La situación excepcional generada por la pandemia del coronavirus en el ámbito empresarial ha hecho que los primeros ejecutivos de grandes compañías hayan tenido que reforzar sus papeles tanto de líderes como de gestores, así como sus dotes de comunicación. Algunos de ellos, reunidos en un coloquio online por la Asociación Española de Directivos (AED), han destacado los principales cambios que han tenido que llevar a cabo durante la complicada etapa de la reclusión pero todos han coincidido en que la crisis ha servido para poner en la primera línea de las empresas a las personas.

“Esta situación ha puesto de relieve, por encima de todo, el factor humano”, ha señalado Marta Martínez, presidenta de IBM para España, Portugal, Grecia e Israel, quien ha incidido en que en este tipo de escenarios, “cuando hay que tomar decisiones y ser valientes, todos nos damos cuenta de que los ejecutivos no somos superhombres o supermujeres, que necesitamos a las personas”.

"El CEO tiene que ser un líder"

En este sentido, uno de los papeles que ha tenido que desempeñar el primer ejecutivo de las compañías durante la crisis del Covid-19 ha sido el de líder, como ha resaltado Rodrigo Martín, consejero delegado de Randstad en España, Portugal y Latinoamérica. “La crisis nos ha enseñado que lo importante son las personas y los que estamos al frente solo podemos asumir ese papel de liderazgo practicando con el ejemplo”.

Una de las lecciones que Martín extrae de esta situación es la de que “hay que demostrar más que nunca que somos seres humanos. El compromiso que han mostrado nuestros empleados ha sido sobresaliente y eso nos ha enseñado que a la hora de contar con la gente no sólo tenemos que mirar sus habilidades sino también su disposición a identificarse con la cultura y los valores que tenemos las empresas”.

El personaje y la persona

Fritz Hoderlein, consejero delegado de Everis, ha incidido en la importancia que ha cobrado la condición humana del ejecutivo al señalar que “tradicionalmente, un presidente o consejero delegado tiene dos roles: uno de personaje y el otro, de persona. En esta época ha tenido que dejar al margen su faceta de personaje y potenciar la de persona”.

Para lograr este objetivo, una de las herramientas fundamentales ha sido la comunicación, algo en lo que ha hecho mucho hincapié el presidente de Mapfre, Antonio Huertas. “La crisis ha hecho que nos demos cuenta de que es importante y es un factor que va a salir muy fortalecido de todo esto”. Para Huertas, la comunicación es una de las tres herramientas imprescindibles para el ejecutivo, junto a la supervisión y la interacción que, bajo su criterio, no van a salir tan bien paradas.

El papel de la tecnología

“Nos hemos dado cuenta de que hemos tenido un exceso de supervisión y que tenemos que revisar algunos de sus criterios. Y, sobre todo, que tenemos que mejorar la interacción porque la crisis no ha creado cultura de empresa ni ha hecho que se refuercen los equipos. Todo lo contrario que la comunicación, que ha sido básica para que hayamos podido seguir trabajando y más en un ámbito como el nuestro, el de los seguros, donde la relación humana es muy importante”.

El otro elemento que ha hecho que sea posible seguir trabajando en una etapa de reclusión forzosa ha sido la tecnología. Como representante del sector, Marta Martínez ha destacado que la tecnología ha hecho posible que las empresas se demuestren a sí mismas las gran capacidad de flexibilidad que atesoran. “En nuestro caso, en 24 horas estábamos todos en el nuevo escenario. A esto tenemos que unir el compromiso de las personas y también las posibilidades que nos proporciona la innovación. Si somos capaces de quedarnos con estos elementos, saldremos de la crisis muy fortalecidos”.

Necesaria vuelta a la normalidad

Para Rodrigo Martín, esta situación excepcional no ha hecho sino acelerar al máximo un proceso que ya estaba en marcha, como es el de la transformación de las empresas gracias a la tecnología. “Pero lo más importante es aprender de la experiencia que estamos teniendo”.

No obstante, a pesar de las alternativas que ofrece la tecnología, Antonio Huertas considera fundamental la vuelta a la normalidad para el desarrollo de las compañías. “Con la comunicación a distancia, con las videoconferencias no se hace equipo, no es posible hacer empresa cada uno desde su casa”, ha manifestado con rotundidad. “Hay que dar esperanza y futuro, expresar emociones”.