Menú Buscar
Joan Molins Amat, presidente de la empresa catalana Cementos Molins / CG

Cementos Molins se pilla los dedos en Suramérica

El grupo catalán redujo beneficio un 4% hasta los 85 millones de euros en 2018 por la inestabilidad del mercado en Argentina

01.03.2019 08:04 h.
3 min

Cementos Molinos ha tropezado en Suramérica. El grupo catalán redujo beneficio neto un 4% hasta los 85 millones en 2018 por la hiperinflación en Argentina, país en el que se dejó once millones de euros el pasado ejercicio.

Según ha avanzado Expansión, la empresa familiar con sede en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) sufrió el complicado escenario en el estado suramericano. El aumento en espiral de precios y la devaluación del peso lastraron el resultado del conglomerado familiar, restando once millones de euros del mismo. Ello se refleja en sus ganancias, que se han recortado un 4% hasta los 85 millones. Sin este efecto divisa, Cementos Molins habría aumentado un 37% su excedente neto.

Menos ingresos, más producción

El grupo ha consignado una caída de ingresos del 2% para quedarse en los 765 millones de euros. Sin los atípicos de Argentina, la cifra habría crecido un 15%. Por contra, el conglomerado sí consiguió aumentar la producción de cemento hasta los seis milones de toneladas. El hormigón entregado se quedó en los 1,5 milones de metros cúbicos, un 5% menos que el ejercicio anterior.

Imagen de un estand de Cementos Molins en una feria comercial / CG

Imagen de un estand de Cementos Molins en una feria comercial / CG

El desglose de mercados deja también claroscuros. Cementos Molins flaqueó en México, estado donde obtiene el 50% del resultado bruto, debido a los precios al alza de la energía y el recorte de inversiones. Julio Rodríguez, consejero delegado, destacó que los incrementos de costes han crecido un 50% en los últimos dos años. Globalmente, la electricidad se come el 30% de los costes variables.

Aumento de precios y ventas

La firma afincada en Sant Vicenç dels Horts desembarcó en Argentina en la década de los 80. Por ello, la dirección del conglomerado subraya que la inestabilidad en el país está controlada. Cree la cúpula que el escenario a largo plazo se clarificará tras los obstáculos de 2018.  Quizá por ello, Cementos Molins también prevé crecer. En el país austral, el grupo ampliará la planta de San Luis. En Colombia, la enseña ya está culminando la planta de Antioquia, que construye OHL. La inversión global del conglomerado sumará 178 millones hasta 2021, por 300 millones entre 2016 y 2018.

Cabe recordar que la familia Molins mantiene una posición del 91% en la compañía. Tres ramas de la estirpe, con hasta 250 miembros, controlan la mayoría del accionariado. Son los Molins Amat, los Molins López-Rodó y los Molins Gil. El resto del capital (4%) está en autocartera y otro 5% se compra y vende en el parqué.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información