Menú Buscar
Jordi Valmaña, director general de Cementiris de Barcelona, que chantajeó a sus trabajadores temporales para que apoyaran su proyecto / CG

Cementiris amenazó a su personal de ETT por no apoyar la 'funeraria exprés'

El director general, Jordi Valmaña, amedrentó a su plantilla contratada de forma temporal porque los empleados temían el operador público y no lo avalaban

27.02.2019 23:58 h.
5 min

Cementiris de Barcelona SA (Cbsa) amenazó a su plantilla contratada por empresa de trabajo temporal (ETT) para que apoyara la funeraria exprés. El director general de la empresa, Jordi Valmaña, vetó la transformación de los contratos temporales en fijos porque los empleados no avalaban el proyecto municipal de funeraria exprés, que la oposición municipal ha tumbado este miércoles por cuarta vez este mandato.

Según denunció ayer el PSC en sede consistorial durante el pleno, Cementiris "amedrentó" a su personal. Carmen Andrés, portavoz del grupo socialista en el segundo mayor consistorio de España, aseguró que la empresa pública "amenazó a los trabajadores". "Y consta en una acta", subrayó la edil. "No quisieron negociar las condiciones laborales de la plantilla porque la posición del comité de no dar apoyo explícito al proyecto de nueva política de funeraria municipal no facilitaba abrir una vía de negociación", denunció la electa socialista durante una intervención en el debate previo a la votación que tumbó la iniciativa de operador público.

Valmaña: "No se negocia 'con los ETT'"

En efecto, este medio ha podido acceder al acta de una reunión entre la dirección de Cementiris de Barcelona y la representación de la parte social. Con fecha a 30 de mayo de 2017, se convoca con tres puntos en el orden del día: temporalidad contractual; contratación por ETT y la revisión del plus del convenio de 2001. Asistieron el propio Valmaña; Angel Pascual, coordinador general; Juan Manuel Aparicio, director del área de Servicios y Eduard Fernàndez, director del área de Operaciones, además de siete representantes sindicales.

Extracto del acta de la reunión en la que Jordi Valmaña 'chantajeó' a su personal temporal / CG

Extracto del acta de la reunión en la que Jordi Valmaña 'chantajeó' a su personal temporal / CG

En la misma, Jordi Valmaña insiste en la conveniencia de la contratación temporal, "herramienta o fórmula de contrato que actualmente usan la mayoría de empresas y que, en nuestro caso, nos sirve para dar cobertura a nuestro servicio". En relación a la petición sindical de reducción de la temporalidad para contratar directamente vía Cbsa, el director general fue claro. "No es un buen momento para negociar este asunto --asegura el acta que dijo Valmaña--. Los últimos acontecimientos y la falta de acuerdo en otros temas como, por ejemplo, el apoyo explícito por parte del comité ante el proyecto de nueva política de funeraria municipal, no facilitan abrir una vía de negociación".

'Pucherazo' en la votación para la funeraria

El chantaje directo de Valmaña a los trabajadores temporales de Cementiris llegó un mes después de que la empresa municipal hiciera una consulta interna sobre el proyecto de funeraria exprés, que pergeñaron el propio director general de la empresa y el concejal de Presidencia, Eloi Badia. La votación del 6 de abril de 2017 acabó en pucherazo, con más votos que personas, tal y como avanzó este medio. Otro de los clavos en el ataúd del operador público fallido fue la marcha abrupta del director general de Barcelona de Serveis Municipals (B:SM), Ignasi Armengol, en mayo de 2017. Se fue Armengol al verse puenteado por Valmaña y Badia, los dos cerebros de la empresa pública fallida.

La votación y el adiós de Armengol, pues, fueron los primeros reveses de los muchos que encajó el proyecto. El último lo propinó la oposición ayer miércoles, 27 de febrero de 2019, al rechazarlo en una votación en el pleno municipal por 16 síes sobre 41 posibles y por cuarta vez esta legislatura.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información