Menú Buscar
Tobías Martínez (d), consejero delegado de Cellnex, y José Manuel Aisa (i), director financiero, en una imagen de archivo / CG

Cellnex entra en Suiza con su futuro en el aire

La gestora se alía con Swiss Life y Deutsche Telekom para quedarse la filial de infraestructuras de Swiss Towers en una inversión valorada en 430 millones de euros

3 min

Cellnex ha anunciado este miércoles que su porfolio de gestión de infraestructuras de telecomunicación se amplía con 2.239 torres en Suiza. Se queda con la participación mayoritaria, el 54%, de un consorcio que ha adquirido Swiss Towes AG a Sunrise Communications, una de las operadoras de referencia de la corporación helvética.

Lo hace en alianza con Swiss Life Asset Managers (28%) y Deutsche Telekom Capital Partners (DTCP) (18%). La operación llega en un momento en el que el futuro de Cellnex está en el aire por el momento de incertidumbre que vive su accionista de referencia, Abertis. La oferta pública de adquisición (OPA) que Atlantia ha lanzado al 100% del capital de esta compañía aún no está aceptada. No se sabe cómo evolucionará, pero si llega a buen puerto el gigante italiano ya ha dejado claro que las torres de telecomunicación no son su prioridad.

Es más, intentaría hacer caja con los títulos de Cellnex para financiar parte de la OPA.

Impacto en Cellnex

La entrada en Suiza muestra que la cotizada capitaneada por Tobías Martínez no renunciará a su estrategia de expansión. También es una muestra del músculo económico de la compañía. La compra de la red de 2.239 emplazamientos implica una inversión del consorcio de 430 millones de euros. Cifra que no incluye la caja disponible en Swiss Towers AG.

Cellnex ha confirmado que la financiará por medio de caja y de líneas de crédito contratadas en francos suizos. El primer impacto reconocido es sobre las ventas contratadas (backlog). Se estima crecer hasta los 15.000 millones de euros desde los 12.000 millones actuales.

La aportación concreta a los resultados de la sociedad presidida por Francisco Reynés se estima en unos 37 millones de beneficios brutos (ebitda).

Cierre en verano

El acuerdo de adquisición contempla la firma de un contrato de prestación de servicios con Sunrise, el antiguo propietario, por 20 años ampliables a 20 más en dos tramos de 10 cada uno de ellos.

La red actual cubre todo el territorio suizo y entre los pactos de transmisión también se incluye el despliegue y construcción de más emplazamientos para mantener la calidad de las telecomunicaciones de la compañía. El cierre de la operación se sitúa entre junio y julio. Falta el visto bueno de las autoridades suizas de la competencia.