Menú Buscar
La empresa especializada en divorcios Celextina cuenta con una aplicación y ha abierto oficinas en Barcelona y Madrid / CG

Celextina: "Las parejas se divorcian; los padres, no"

La empresa de nueva creación ofrece por unos 5.000 euros gestionar todos los problemas que se deben hacer frente en el "desacoplamiento"

5 min

Carlos Pérez es un emprendedor que decidió dejar su cargo de “director general en una empresa de cosmética” para poner en marcha hace algo más de dos años un proyecto personal basado en su experiencia propia. “Yo tuve un divorcio bastante complicado, no quería que nadie más pasara por ello”, explica. Este es el punto de partida de Celextina, la compañía de servicios integral de nueva creación que ha abierto oficinas en Barcelona y Madrid.

Las máximas con las que trabajan Pérez y su equipo de colaboradores son claras: “Las parejas se divorcian; los padres, no”; o “no hablamos de divorcio, si no de desacoplamiento”. Afirma de forma tajante que el “fuego cruzado sin sentido” que se inicia en muchas ocasiones tras una separación no llega a ningún punto. Por ello ha creado una sociedad en la que ofrece las herramientas necesarias a los afectados para superarlo.

Beneficios para ambas partes

“Se debe tener la capacidad suficiente para que los hijos no sufran”, señala. O de llegar al pacto necesario para poder sacar el máximo partido a los bienes en común que se vendan o hacer un reparto patrimonial equilibrado y justo para ambas partes.

Objetivos beneficiosos para la pareja que se “desacopla” pero que son imposibles de alcanzar con las espadas en alto. Y aquí entra su cartera de servicios.

Facilitadores de servicios

Pérez indica que su cometido es el de ejercer de “facilitador”. Cuando una persona contrata sus servicios lo primero que se encuentra es la figura del llamado desacopling planner, un experto que le hará un “mapa” personalizado que abordará todas sus necesidades en el proceso.

Carlos Pérez (d), consejero delegado y fundador de Celextina con su equipo de colaboradores / CG

Carlos Pérez (d), consejero delegado y fundador de Celextina con su equipo de colaboradores / CG

Este “acompañamiento” contempla la parte emocional del divorcio pero también la “económica, patrimonial y tributaria, además de cuestiones de logística y servicios”. Trabajarán con él desde psicólogos a economistas y fiscalistas, además de encargarse de organizar, por ejemplo, la contratación de un canguro para llevar e ir a recoger a los pequeños al colegio o la de una empresa que se encargue de una mudanza.

Precio medio

El coste medio para los clientes que ha atendido oscila entre los 3.000 euros y los 5.000 euros, aunque el emprendedor asegura que la factura final dependerá de cada caso. Cada divorcio requiere de una aproximación personal y de un análisis según las circunstancias y el nivel de enfrentamiento entre las partes.

Indica que su compromiso empresarial es el de poder comercializar packs de divorcio. Conseguir popularizarlos y llegar al punto de que “se regalen entre amigos si alguien sufre con la situación”. Una aspiración por la que ha lanzado una campaña de marketing bajo el lema "Regala buenos divorcios".

Negocio personal

Pérez es el administrador único de Celextina. Explica que ha iniciado su proyecto empresarial con sus ahorros personales y que, por el momento, no ha buscado inversores que le ayudaran a escalarlo. Espera ganar dimensión con el boca-oreja entre los clientes, una cartera que por ahora es “limitada”.

“Mi visión de negocio es intentar crear una alternativa a la separación tradicional”, indica. Espera conseguirlo en el corto plazo. Por ahora, afirma: “El 95% de las personas con las que hemos trabajado están muy contentas con el resultado”.

Tal como indican en otro de los lemas de la compañía, “el divorcio es un nuevo comienzo, el inicio de una nueva vida en el que surgen nuevas oportunidades para ti y para los tuyos”. Lo importante, destaca, es entrar en ella de forma positiva.