Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Contenedores para exportaciones en el Puerto de Barcelona / EUROPA PRESS

Cataluña pierde en 2020 todo el crecimiento acumulado desde 2016

El PIB catalán retrocede un 11,5% con una fuerte caída de la demanda interna y de las exportaciones, que no compensa el gasto público

3 min

Un retroceso de cuatro años. Esa es la consecuencia del parón económico de 2020, a causa de la pandemia del Covid. Cataluña regresa a la misma situación económica que tenía en 2016, con una caída del PIB en 2020 del 11,5%, cinco décimas por encima a la estimación avanzada de la economía española, del 11%, y muy por delante de la media de la Unión Europea, con el 6,3%. Ese PIB, en 2020, ha alcanzado los 224.125 millones de euros.

El dinamismo de los diferentes sectores de la economía catalana se ha visto paralizado por la pandemia, con una caída más pronunciada de la demanda interna, con el 9,5%, a causa de la disminución del consumo de los hogares, un 12,5%.

Reducción de exportaciones

Desde el sector de la demanda, el descenso podría haber sido más importante sin el concurso del poder público. El consumo de las administraciones aumentó en 2020, con un 5,1%. Es el único elemento que compensa parcialmente el parón, que deja a Cataluña en una situación muy similar a la de 2016, con lo que se consumen cuatro años seguidos de crecimiento del PIB.

Mapa con la variación provincial del PIB en 2020 / BANCO DE ESPAÑA
Mapa con la variación provincial del PIB en 2020 / BANCO DE ESPAÑA

En relación con el sector exterior, que había compensado en los años de la anterior crisis la falta de demanda interna, la caída también ha sido notable. La reducción de las exportaciones ha sido del 22,6% y la de las importaciones ha alcanzado una caída del 18,7%.

Abrir la economía

La característica principal de Cataluña, como una economía muy abierta al exterior, y con el motor principal enfocado a los servicios y al turismo, supone un beneficio en ciclos expansivos, pero resulta un elemento perjudicial cuando se trata de combatir una pandemia. Y es que el descenso en el sector servicios ha sido del 11,7%, algo nunca visto. En la anterior crisis, en ningún año ese sector económico bajó más de un 1%. Los otros dos motores tampoco pudieron resistir el enorme cerrojazo de la economía: la industria bajó un 9% y la construcción un 15,4%. En estos dos casos, sin embargo, las caídas han sido menores a las que se registraron con la crisis de 2008.

Lo que indican esos porcentajes, que ha ofrecido el Idescat, es que todo depende de que la economía se pueda poner en marcha, algo que se podría garantizar con la campaña de vacunas, pero siempre que esa misma situación se produzca en los mercados de los que Cataluña depende: el conjunto de la Unión Europea.