Menú Buscar
Embotelladora de Coca-Cola en España, empresa perteneciente al sector afectado por el impuesto de bebidas azucaradas / CG

Cataluña aplicará el impuesto de bebidas azucaradas el 1 de mayo

El Parlament aprueba el retraso de la entrada en vigor para que el sector afectado, muy crítico, se adapte al nuevo gravamen

26.04.2017 15:47 h.
3 min

El impuesto sobre bebidas azucaradas creado por el Gobierno catalán entrará en vigor el 1 de mayo. Así lo ha aprobado el Pleno del Parlament, después de que el Ejecutivo haya demorado su entrada en vigor un mes con la finalidad de que el sector afectado, que rechaza este nuevo gravamen, se adapte. La norma ha salido adelante con los 82 votos a favor de Junts pel Sí, CUP y CSQP, y los 47 votos en contra de PPC, PSC y Ciudadanos.

El decreto ley que retrasa la puesta en vigor del impuesto ha sido presentado por el vicepresidente económico, Oriol Junqueras. Incluye también la determinación de la tarifa aplicable del impuesto sobre las estancias en establecimientos turísticos, que excluye las reservas hechas antes del 1 de abril. 

De “burla generalizada” ha calificado la diputada de Ciudadanos Laura Vílchez este doble gravamen. “No estamos de acuerdo con una nueva subida de impuestos en Cataluña, donde la presión fiscal ya es la más alta de toda España”. C’s es partidaria de una regulación en el ámbito español, con un enfoque no solo impositivo, sino también de salud pública, para evitar diferencias territoriales.

Por parte del PSC, la diputada Alícia Romero ha reprochado la falta de diálogo de Junqueras con el sector empresarial afectado en lugar de ceder a la “presión de la CUP”. Asimismo, ha advertido de que la tasa repercutirá en el consumidor.

"No se han hecho las cosas bien"

La diputada de CSQP Jéssica Albiach cree que el Govern “no ha hecho las cosas bien, pues los afectados no tienen suficiente información”, pero ha defendido su aplicación.

El portavoz adjunto del PPC, Santi Rodríguez, rechaza el impuesto de las bebidas azucaradas por su indeterminación, propia de la “creatividad fiscal” que no soluciona ningún problema sanitario.

Eulàlia Reguant, diputada de la CUP, cree mejorable el impuesto, pero ha pedido más valentía en las políticas de salud pública.