Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un rincón de la Costa Brava, en Cataluña / EUROPA PRESS

Cataluña, la comunidad española más afectada por la caída del turismo a causa del coronavirus

Exceltur calcula que la autonomía dejará de facturar este año 26.000 millones por el drástico descenso de visitantes, el 31,3% del total nacional

6 min

La crisis del coronavirus azota con especial virulencia el sector del turismo en España y los nuevos rebrotes no ayudan a que los turistas pierdan el miedo a viajar. La Agencia Catalana de Turismo calcula que los negocios turísticos de Cataluña sufrirán un retroceso del 70% en la temporada de verano y que la facturación estará muy lejos de la de otros años. Hasta mayo, la autonomía presidida por Quim Torra ha perdido casi 4,5 millones de visitantes en comparación con el mismo periodo del 2019. Ello la hará caer de la cima española de regiones por número de visitantes, y será también la más afectada de todo el país en la parcela económica.

La alianza turística española Exceltur aporta más datos: estima que la caída del turismo se traducirá en un menor ingreso a escala nacional que calcula en 83.000 millones de euros este año. En este escenario, Cataluña será la comunidad autónoma más castigada y perderá más 26.000 millones de euros, el 31,3% del total en España. Cabe recordar que, en 2019, la comunidad catalana acogió a 19,3 millones de visitantes internacionales, muy por delante de Baleares (13,7 millones), segunda, y de Canarias (13,1 millones), tercera.

Turistas 2019
Turistas internacionales por comunidad autónoma en 2019 (en miles) / STATISTA

El liderazgo de Cataluña, en peligro

“La incertidumbre y el miedo hacen que los flujos turísticos mundiales apenas se produzcan o vayan muy lentamente”, destaca Carlos Lope, secretario general de la Asociación Española de Profesionales del Turismo (AEPT). Todo apunta a que se ha generado una crisis de demanda provocada por una crisis de falta de confianza.

Por otra parte, el Plan Estratégico de Turismo de Cataluña 2018-22 se basa en promover un modelo turístico catalán inteligente y sostenible. ¿Podría ponerlo en peligro esta crisis? Según Patrick Torrent, director ejecutivo de la Agencia Catalana de Turismo, los objetivos se mantendrán, pero hará falta una actualización, que se producirá en octubre. “Sospechamos que algunos objetivos podrían cobrar incluso más valor con la actualización, como el impulso de la digitalización y la promoción de productos más sostenibles”, explica.

¿Hacia un turismo sostenible?

El cambio climático afecta a todo el conjunto de la sociedad y, por ello, un turismo sostenible en términos medioambientales es clave. Las empresas turísticas españolas, en general, están trabajando para la adecuación de sus negocios a la sostenibilidad medioambiental. “Podríamos decir que España es líder en zonas verdes y protegidas en Europa, lo que demuestra que el turismo está cambiando y va hacia un mayor respeto al medioambiente”, destaca Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat).

La crisis del coronavirus podría ayudar a que el turismo que ofrezca España esté más centrado en la sostenibilidad ambiental. La situación actual provoca que los viajeros huyan de los lugares masificados y prefieran zonas con un número menor de gente, como las zonas rurales. Los expertos señalan que se están produciendo cambios en las tendencias, pero no se aventuran a afirmar que estas variaciones seguirán en el tiempo porque los mercados mundiales se encuentran en una situación anormal. Patrick Torrent señala: “Después del Covid-19 están surgiendo nuevos patrones de comportamiento con mayor contacto con la naturaleza y las experiencias en los entornos rurales están ganando posiciones”.

Problemas del turismo en España

Si el verano falla, ¿durante el resto del año la situación podría mejorar? Según Ramón Estalella, la respuesta es no, porque “uno de los problemas del turismo en España es su estacionalidad y su concentración de turistas en solo algunas zonas del territorio”. Respecto a la estacionalidad, la mayoría de los viajeros que llegan al país lo hacen durante el período estival. El verano representa, en general, en torno al 60% o 70% de la facturación anual del sector turístico.

En cuanto a la concentración en zonas concretas de España, las que más visitas reciben en verano son las costeras; pero esto está empezando a cambiar. “Es cierto que el turista mayoritario que recibe nuestro país es de sol y playa, pero eso no quita que se estén aumentado otros sectores como el turismo de naturaleza o el gastronómico”, destaca Carlos Lope. Según el Barómetro Turístico de Brainstrust, en los tres últimos años los dos tipos de viaje que más han subido en número de desplazamientos son el turismo de naturaleza, con un crecimiento del 38,5%, y el cultural, con un 29,1%.