Menú Buscar
EAS Barcelona, vinculada a Top Fly, su flota de aviones y Jorge García Veguín / CG

'Caso Top Fly': la nueva academia de pilotos pincha antes de despegar

La European Aviation School of Barcelona, heredera de la fallida escuela, carece de licencia en el primer día de curso

3 min

La escuela de pilotos vinculada a la fallida Top Fly, la European Aviation School of Barcelona (EAS) tiene problemas para despegar. La academia ha llegado al primer día de curso sin la preceptiva licencia ATO que le faculta para formar profesionales. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha indicado a este diario que el permiso "sigue en trámite" un día después de que EAS anunciara el inicio de operaciones.

La última actualización de los centros ATO (Centro de Formación Aprobado, por sus siglas en inglés) en España, consultable aquí, confirma que EAS Barcelona no puede preparar a pilotos de aviación comercial. "Si no está en esa lista es que no hay nada", ha agregado una portavoz.

Preguntada sobre la cuestión, EAS ha indicado a Crónica Global que no realizaría ningún comentario.

Sin rastro del 23M

En cualquier caso, todas las referencias al inicio de curso el 23 de mayo han desaparecido de la web de EAS Barcelona. La firma, sin embargo, segura poseer un simulador tipo FNPT II y dos avionetas Tecnam P2002JF, que probó a principios de mes en el aeropuerto de Girona (vídeo adjunto).

Fuentes del sector confirman el extremo. "EAS ha adquirido material y ha solicitado licencia a AESA y una oficina en el aeropuerto de Sabadell. La Agencia de Seguridad argüye que no puede entrar en cuestiones fiscales, sólo en detalles técnicos. Y la nueva escuela los cumple", indican.

Alumnos tirados

Las dudas sobre la propuesta comercial de EAS vienen de otros campos. "En el sector ha sorprendido, por no decir indignado, que gente que hundió una escuela de aviación y dejó a 80 alumnos tirados pueda abrir otro centro con total impunidad", agregan las mismas fuentes.

Las reservas de los profesionales se centran en Top Fly, una escuela de aviación anterior que parte del equipo de EAS Barcelona dejó en una muy difícil posición antes de traspasar a un liquidador de empresas.

El caso acabó con dos sentencias contrarias a la escuela, en las que se obligaba a los administradores a devolver 4,77 millones de euros a 81 estudiantes que no pudieron completar su formación.

Continuidad

"EAS dice que lamenta el caso de Top Fly y que no tiene nada que ver con la academia quebrada. Lo cierto es que los impulsores son prácticamente los mismos, y han fichado al mismo personal", concluye una fuente consultada.

Jorge García Veguín, exadministrador de Top Fly, viajó en representación de EAS Barcelona a la Tecnam Construzioni Aeronautiche de Nápoles (Italia) el pasado diciembre. Según las propias cuentas en redes sociales de la compañía, el también piloto anunció allí la adquisición de dos aeronaves.