Menú Buscar
Cerrado el concurso de acreedores de Viajes Marsans / FOTOMONTAJE DE CG

'Caso Marsans': cerrado y con los acreedores cabreados

El juez certifica la insolvencia de la empresa de Díaz Ferran y deja a diversas compañías y a la Agencia Tributaria sin cobrar millones de deudas

14.09.2016 00:00 h.
3 min

El juez de lo mercantil número 12 de Madrid acaba de finalizar el concurso de acreedores de la empresa Viajes Marsans. El proceso se inició el 25 de junio de 2010 y se ha concluido con un reguero de empresas y la misma Agencia Tributaria sin recuperar ni un euro de la millonaria deuda que la compañía, propiedad del que también fuera presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, había contraído con ellas. 

El juez se ha encontrado con una empresa totalmente descapitalizada y da carpetazo al concurso asumiendo que no hay posibilidad de encontrar otros bienes u otros fondos económicos para retornar a los acreedores el dinero adeudado, una cifra que es de varios millones de euros. 

Las arcas de Marsans, vacías y vaciadas

Entre los acreedores afectados se encuentran Meliá Hotels Internacional S.A., AC Hoteles S.A., Accor Hoteles SA y la misma hacienda española (AEAT).

A estos damnificados les cabe la posibilidad de presentar recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid, aunque la sentencia de la jurisdicción mercantil deja poco margen a la valoración jurídica. El juez no entra en disquisiciones teóricas, sino que lo que aporta es la cruda realidad económica de unas empresas (y de sus sociedades satélites) vaciadas de activos y capital por obra y a causa de la gestión criminal de su presidente, Gerardo Díaz Ferrán.

El juez ha cerrado el caso en esta vía mercantil y ha anulado la administración judicial de la compañía.

Deuda perdida

A pesar todo, los gabinetes jurídicos de los acreedores estudian otras posibilidades como la de reclamar al mismo Díaz Ferrán el dinero adeudado, cuestión de difícil viabilidad según las fuentes consultadas.

Díaz Ferrán cumple condena de dos años de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida. Según esa sentencia penal condenatoria, el propietario de Viajes Marsans se quedó con más de cuatro millones de euros correspondientes a la paga y señal que más de 4.000 clientes de la compañía habían abonado por la reserva de sus viajes.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información