Menú Buscar
Carlos Fernández, jefe de La Tagliatella

Carlos Fernández, jefe de La Tagliatella, debuta en Bolsa y gana 250 millones

El grupo de restauración AmRest alcanza un valor de 2.350 millones, tras subir un 22%, superior al de cinco empresas del Ibex-35, como Dia, Indra, Mediaset, Meliá y Técnicas Reunidas

6 min

“Está encantado en Madrid. Aquí nadie le conoce y puede ir con sus hijos a todas partes, a diferencia de lo que ocurría en México, rodeado de guardaespaldas a todas horas, sobre todo desde que en 2013 vendió la cervecera Modelo”. Así comentaba hace unos días a Crónica Global uno de los allegados al empresario azteca Carlos Fernández, poco antes de asistir en la capital a la junta de accionistas de Colonial, en la que se aprobaba la permuta de activos con el fondo soberano de Qatar.

Y, además, sus inversiones en España van viento en popa. Le iban bien y, desde este jueves, todavía mejor. Al ver cómo AmRest, en su debut real en la Bolsa española --el miércoles ya cotizó, pero ajustes técnicos impidieron que se cruzaran operaciones--, se disparaba un 22,15%.

Más valor que cinco empresas del Ibex-35

De esa manera, el grupo de restauración --que tiene a los restaurantes La Tagliatella como su marca más conocida en España-- alcanzaba, en su primera jornada en el parqué, un valor de 2.350 millones de euros, 440 más. Por encima del que acreditan empresas del Ibex-35 como Dia, Indra, Mediaset, Meliá o Técnicas Reunidas, y muy cerca de la capitalización de Acerinox y Viscofan.

Y el 56,4% de Finaccess, el grupo de inversión controlado por Fernández, se revalorizba hasta 1.325 millones. Unos 250 millones más de lo que valía su participación en AmRest el pasado martes, el último día que cotizaba en la Bolsa de Varsovia.

Patrimonio bursátil de 2.130 millones

Con los 700 millones de su 18,4% en Colonial, los 76 millones del 0,11% que acredita en el Banco Santander, y los 37 millones de su 4% en Prisa, el que fuera, hasta 2013, presidente del grupo cervecero mexicano Modelo --distribuidor de la marca 'Coronita'--, acumula un patrimonio en las empresas españolas cotizadas superior a 2.130 millones de euros.

La ‘españolización’ de AmRest es un objetivo que Carlos Fernández se traía entre manos desde el mismo día que, en agosto de 2015, entraba en el capital del holding polaco, cuando compraba un 32% al fondo de capital riesgo Warburg y, un año después, lanzaba una OPA con la que elevaba su participación hasta el actual 56,4%.

'Españolización' de AmRest

El primer paso en dotar a Amrest de esa impronta española se producía hace un año cuando la sede social de Amrest se trasladaba desde la ciudad polaca de Breslavia al municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón, a tiro de piedra de la capital. Y ahora, con el toque de campana en la Bolsa de Madrid, protagonizada por José Parés, presidente de la cadena de restauración, Fernández ya tiene a la empresa donde la quería.

A partir de aquí, la hoja de ruta del empresario mexicano pasa por atraer más inversores al capital de AmRest, y, en ese sentido, anda perfilando un 'road show' para principios de 2019 que llevará a mantener contactos directos con grandes fondos de inversión en Londres y Francfort.

A la búsqueda de nuevos inversores

Como gancho de primer nivel, los gestores podrán echar mano del consenso de los analistas, que sitúan el precio objetivo de la empresa próximo a los 11 euros, ligeramente por encima del alcanzado en la primera sesión en España, en la que, en algún momento, llegó a superar los 12 euros.

Además, si se tercia, y las necesidades de financiación lo requirieran, la cotización de AmRest en euros también le permitiría acceder al mercado de bonos. Cuenta con margen para hacerlo.

Deuda sin riesgos

Su actual deuda financiera, de 380 millones, está bajo control. Representa una ratio sobre su Ebitda de 2,3 veces, muy por debajo del umbral de riesgo de 3,2 veces, fijado por la banca acreedora como el tope para no exigir garantías adicionales.

El debut de Amrest en la Bolsa española llega tras presentar unas cuentas, al cierre del tercer trimestre, con una facturación que crecía un 25,6%, hasta casi los 1.104 millones de euros, gracias a los 51 establecimientos abiertos entre julio y septiembre, que elevan su cartera a 242 locales propios, y que suman ya 2.020 en total al añadir los que gestiona en régimen de franquicia con marcas como KFC o Pizza Hut. El beneficio superaba ligeramente los 30 millones, un 9% menos.

En España, las ventas acumuladas hasta septiembre llegaban a 176 millones, casi un 12%, con unos beneficios estables por el sólido rendimiento de los restaurantes La Tagliatella, el el desarrollo acelerado del negocio KFC y el reciente lanzamiento de la marca Blue Frog.