Menú Buscar
Carlos Fernández (d), el amo de Tagliatella, junto a Gabriel Jimenez, embajador de México en España brindando con sendas 'coronitas'

Carlos Fernández, amo de La Tagliatella, se gasta 445M en Nueva Zelanda antes de llegar a España

En la antesala de que Amrest aterrice en la bolsa española, el empresario azteca desembarca en las antípodas con la compra de la cadena Brands

4 min

AmRest, el grupo de restauración europeo controlado por el mexicano Carlos Fernández, no quiere acelerar el inicio de su cotización en la bolsa española. No le corre prisa alguna. Desde que la junta de accionistas lo aprobara, el pasado mes de junio, tiene un plazo de un año, hasta mediados de 2019, para dar el paso.

Mientras tanto, el empresario azteca, que controla el 56,4% de AmRest a través de su sociedad Finaccess, no para de sumar activos. En los cuatro meses transcurridos desde la toma de esa decisión, que busca la cotización del holding en euros y conseguir un mayor acceso a los mercados de capitales, las compras se han sucedido de manera vertiginosa para cumplir el objetivo previsto.

Duplicar la facturación entre 2017 y 2019

El de un crecimiento orgánico acelerado que posibilite duplicar el volumen de negocio entre 2017 y 2019. De momento, al cierre del primer semestre, los ingresos alcanzaban los 712 millones de euros, un 22% más que un año antes, con lo que superar, a final de 2018, los 1.200 millones facturados en 2017, se da por descontado.

En ese imparable proceso de adquisiciones, AmRest ha cerrado dos grandes acuerdos. Uno, ya rubricado con Sushi Shop, operadora líder de restauración japonesa de origen francés, para comprar el 100% de la cadena por unos 240 millones.

Desembarco en Nueva Zelanda

Y otro, que espera consolidar a principios de 2019, con la adquisición de hasta el 75% de Brands, la cadena de comida rápida neozelandesa, para lo que el holding desembolsaría un máximo de 445 millones.

No obstante, cabe la posibilidad de que sea algo menos, si finalmente la participación adquirida se queda en la banda baja aceptable, del 50,01%.

Salto exponencial, hasta 2.300 restaurantes

Ambas operaciones servirán a AmRest para dar un salto exponencial en su portfolio de restaurantes, pasando de los actuales 1.800 a sumar 465 (165 de Sushi Shop y 300 de Brands), para acercarse a los 2.300 establecimientos

Un incremento de locales que también se traducirá en un aumento de las ventas. Ambas cadenas aportarían un volumen de negocio superior a 600 millones, que llevarían al holding de Fernández a alcanzar una facturación próxima a los 2.000 millones.

Aporte de 40 de 70 millones en última ampliación

Para financiar parte de la compra de Sushi Shop, AmRest llevó a cabo la pasada semana una ampliación de capital de 70 millones, de los que casi 40 serán aportados por Fernández, como propietario del 56,4%. 

Al margen de estas dos grandes compras, el holding, que ya ha instalado su sede social en España (en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón), ha acometido en los últimos meses otras de menor enjundia.

Así, compraba en España la cadena de hamburgueserías Bacoa, por 3,7 millones, y 15 restaurantes de KFC en Francia por 33 millones. Y también adquiría las 107 tiendas de Telepizza en Polonia por 8 millones.

824 millones en Colonial, Santander y Prisa

Asimismo, entraba en el capital de Glovo, la empresa barcelonesa de pedidos fundada por Sacha Michaud y Óscar Pierre, aportando 25 de los 115 millones recabados en su última ronda de financiación.

Además de su 56,4% del capital de AmRest que cotizará en la bolsa española, Carlos Fernández ya cuenta con importantes inversiones en el mercado bursátil nacional. Como el 8,86% de la socimi Colonial, valorado en 709 millones, el 0,115% del Banco Santander, que capitaliza por 77 millones, y el 4% de Prisa, con un valor actual de 37,6 millones.