Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Anonio Cañete, presidente de Pimec / EUROPA PRESS

Cañete (Pimec) reclama a Calviño un régimen sancionador contra la morosidad

El presidente de la patronal de pequeñas y medianas empresas acusa a la vicepresidenta de "reírse" de ellas y considera insuficiente el nuevo proyecto de ley

3 min

El presidente de la patronal de pequeñas y medianas empresas Pimec, Antoni Cañete, ha acusado a la vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno, Nadia Calviño, de "reírse" de las pymes, y le insta a poner soluciones "efectivas" y un régimen sancionador para acabar con la morosidad empresarial en España.

Cañete ha denunciado en un vídeo "la sonrisa" y el "gesto de hastío" de Calviño al ser preguntada en el Congreso sobre la implementación de un régimen sancionador que castigue la morosidad de las operaciones comerciales.

"Abuso" de las grandes empresas

"Su respuesta fue que no es necesario, porque el proyecto de ley lo solucionará", expone el empresario. Un gesto, a su juicio, "preocupante", que muestra el "desconocimiento de pymes y autónomos" por parte de la ministra.

En opinión del máximo dirigente de Pimec, la ley por sí sola no solucionará la morosidad, lo cual favorece a "las grandes compañías que abusan de su posición y dominio".

Cañete ve "muy necesarios" instrumentos como el Observatorio sobre la Morosidad, aunque por sí solo, denuncia, no reducirá los plazos de pago. En la misma línea, apunta que la creación de una factura electrónica para evitar engaños en los plazos tampoco basta.

"Incumplir no tiene consecuencias"

El dirigente de Pimec considera la nueva ley "un buen instrumento, y necesario", pero advierte de que "si no hay control ni acción sobre el impago, no se solucionará el problema", ya que "incumplir no tiene consecuencias".

"Por favor, señora Calviño, no siga riéndose de las pymes y los autónomos y demuestre que quiere solucionar el problema de la morosidad. No se ría de nosotros. Implemente un régimen sancionador para aquellos que abusan de su posición de dominio y poder. Esto ya se ha hecho en otros países de la UE", advierte.