Menú Buscar
Manuel Marchena, presidente del tribunal que juzga a los políticos independendentistas por el 20-S y el 1-O / EFE

11.000M de euros de China, 6.000 de los Ayuntamientos... la campaña de financiación para la secesión

El agente del Instituto Armado encontró indicios de dinero procedente del extranjero y documentos relacionados con la gestión interna de impuestos una vez Cataluña fuera independiente

6 min

El Tribunal Supremo es un hervidero de nuevos detalles en torno a la forma en los acusados se volcaron en la preparación del referéndum del 1-O e incluso acerca de cómo articularían la independencia de Cataluña, en cuanto a estructura y financiación, una vez declarada. Las revelaciones de los agentes de la Guardia Civil que intervinieron en las investigaciones del procés continúan en la vigésima sesión del juicio que dirime la presunta comisión de delitos de rebelión y malversación: “había una preocupación muy grande en cuanto a la financiación, cómo Cataluña podría sobrevivir económicamente”.

Es la manifestación del primer agente del Instituto Armado que ha sido interrogado este jueves en el salón de plenos del Supremo donde, preguntado por el fiscal Jaime Moreno, ha precisado que fue la conclusión que alcanzó tras analizar los documentos que encontró en el despacho del exsecretario de Hacienda de la Generalitat Josep Lluís Salvadó y del exvicepresidente del Govern Pere Aragonés a la búsqueda de posibles indicios de malversación de dinero público que pudiera ser destinado “a esto del procés”. Y se topó con pistas relevantes: facturas al extranjero para encontrar financiación internacional y documentos relacionados con la gestión interna de impuestos una vez Cataluña desligara su financiación de la Agencia Tributaria.

Petición de 11.000 millones de euros a China  

No en vano, durante los registros fue hallado un correo en el que se hablaba de la previsión de solicitar 11.000 millones de financiación a China para la creación del Banco Central de Cataluña, además de, por otras vías, 4.500 millones para el desarrollo de un programa informático para gestionar todo lo relacionado con los tributos y 6.000 millones de ingresos de los Ayuntamientos. “Era lo que necesitaban desde la declaración de independencia hasta el impulso de una agencia tributaria propia para recaudar impuestos”.

“El registro fue espectacular en cuanto a documentación relacionada con las aduanas, el catastro, la agencia tributaria, las facturas de viajes al extranjero”, ha manifestado el testigo. Desde la primera fila del banquillo de los acusados, el exconsejero de Interior Joaquim Forn y el de Presidencia Jordi Turull se lanzaban miradas ocasionales mientras el brigada era interpelado. 

El cabo ha explicado que la agencia tributaria catalana “no estaba preparada para actuar”, por lo que tenían preparado un sistema informático desarrollado por IBM, que entregó una factura de 240.000 euros al Instituto Armado. Unos hechos que, ha incidido el testigo, “para nada tenían sentido sin la declaración de independencia”.

La secretaria judicial, “muy nerviosa”

Ha detallado, asimismo, que entre la documentación hallada en el despacho de Salvadó había facturas relacionadas con un viaje a Eslovenia de Aragonés “con el membrete de la Consejería de Economía, una hoja de ruta con la independencia de Eslovenia y una comparación que no era exacta con España".

Durante el interrogatorio, el efectivo de la Guardia Civil ha sido explícito en cuanto a los incidentes que se produjeron durante el registro del despacho del exdirector de Patrimonio Francesc Sutrias, el 20 de septiembre de 2017, del que también se encargó. El cabo ha recordado que la secretaria judicial que participó en la diligencia llegó “muy nerviosa, las manos le temblaban”. Venía de un registro anterior en el departamento de Exteriores donde, según relató, se habían producido altercados. “Se tuvo que sentar, nos había dicho que había visto previamente un hecho bastante violento".

Concentración fuera de la vivienda de Sutrias

Tras su comparecencia ha tomado asiento frente al tribunal un segundo agente que participó en el registro del domicilio y el despacho de Sutrias. El testigo ha recordado que la salida de la comitiva de la vivienda del exalto cargo se realizó de forma escalonada “por motivos de seguridad", puesto que fuera había concentradas unas 70 personas.

“La letrada de la Administración de Justicia y yo, como íbamos de paisano, decidimos salir del edificio como si fuéramos una pareja de vecinos del bloque, así es como pudimos salir y nos fuimos andando. El coche estaba situado a unos 300 metros”, ha narrado. Según ha manifestado, un joven “nos siguió y nos estuvo grabando, pero creo que no sabía lo que estaba grabando. Luego los compañeros sacaron a Sutrias arrestado y los Mossos hicieron un buen trabajo al montar un pasillo”.