Menú Buscar
Estación de esquí de Boí Taüll

Boí Taüll deja atrás su época más negra a golpe de inversiones y nueva directiva

La estación de esquí de Lleida destina 1,6 millones a la renovación de sus instalaciones

16.11.2016 20:11 h.
5 min

La estación de esquí de Boí Taüll afronta la nueva temporada con la esperanza de, al fin, empezar a remontar la gran deuda que carga como una losa. Con el fichaje de una nueva directiva más eficiente y una inversión de 1,6 millones de euros para mejorar las instalaciones.

Boí Taüll vive en una dualidad desde el año pasado. De la explotación de las pistas se encarga la concesionaria Promocions Turístiques de la Vall, filial de la inmobiliaria quebrada Nozar. Pero la estación pertenece a la Generalitat, que adquirió a través de Avança el crédito de 7,3 millones que la empresa mantenía con el Institut Català de Finances (ICF).

Nueva directiva

Para enfocar la nueva etapa, Nozar Hotels & Resorts ha buscado un nuevo director general. Boí Taüll está ahora en manos de Martí Rafel, gran conocedor del mercado, cuenta con una larga trayectoria vinculada al mundo de la nieve y del turismo de montaña.

Rafael viene de ser director general de la estación de Vallnord, en Andorra. Para este antiguo esquiador artístico, dos veces olímpico, se trata de un regreso a Boí Taüll, donde fue director de la Escuela de Esquí.

Las primeras mejoras

Desde que Rafael tomó las riendas, hace apenas unos pocos meses, la estación funciona mejor, según declararon fuentes de los sindicatos a Crónica Global, aunque solo ha tenido tiempo de probarse con la temporada de verano, que siempre es de perfil más bajo que la de invierno.

Pero la venta de paquetes de invierno ya ha aumentado respecto al ejercicio anterior. Además, la nueva directiva apuesta por un modelo más dinámico de comunicación con la página web como herramienta principal.

Forfait manos libres

La inversión de 1,6 millones se ha destinado a la mejora de instalaciones, adquisición de una nueva máquina “pisanieves” de última generación, a la mejora del sistema de producción de nieve y del trazado de las pistas.

Asimismo, se ha realizado una inversión de más de 150.000 euros para implementar un moderno sistema de control de acceso “manos libres”, de la empresa Team Axess. Se trata de un sistema de forfait en formato tarjeta que optimiza el acceso a los remontes. Este cambio no sustituye a personal. La estación contaba con muy pocos empleados para estas tareas, y muchos de ellos están de prácticas de la escuela de montaña.

Optimismo sindical

Los empleados afrontan con optimismo la nueva temporada. Atrás quedaron esos tres meses con trabajo pero sin sueldo, de hace dos años. “Si tenemos un buen invierno, todo se arreglará”, confían los representantes sindicales de los trabajadores de la estación.

El 1 de diciembre estará toda la plantilla trabajando, más de dos centenares entre hostelería, personal de pista, de remontes y maquinaria; solo los monitores de las academias de esquí funcionan aparte. Y si hay mayor afluencia de público de la prevista, se recurrirá a trabajadores temporales.

Dos meses parado

Hace dos meses que la estación está parada, desde que terminó la temporada de verano, en agosto. No hay actividad ni ingresos en septiembre y octubre, pero a partir de noviembre los trabajadores comienzan a llegar para arrancar motores y la previsión es abrir al público en diciembre.

La estación de esquí de Boí Taüll estima vender un 20% más de forfaits este año, hasta llegar a 120.000 en la temporada de esquí. Con esta afluencia, el Resort Balneario de Panticosa espera acoger a más de 60.000 clientes en 2017, lo que supondría mejorar los ingresos anuales en un 12,5%.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información