Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE) / EP

Barclays impulsa a la banca al anticipar que el BCE mantendrá los estímulos en 2021

Las previsiones de la entidad británica coinciden con las afirmaciones del banco emisor, que asegura tener dispuesta más artillería por si fuera necesaria

5 min

La banca española se ha visto espoleada en los mercados por las expectativas de que el Banco Central Europeo (BCE) prolongue, al menos durante el próximo año, las medidas de estímulo que aceleró al inicio de la pandemia del coronavirus. Las previsiones de un referente del sector como es el británico Barclays se han visto incluso corroboradas por el economista jefe del organismo emisor, quien ha asegurado que la entidad aún dispone de más artillería por si fuera necesaria.

Pendientes de la decisión que finalmente tome el BCE sobre sus recomendaciones acerca del reparto de dividendos, los bancos españoles reaccionaron con firmeza en bolsa a estas noticias que, además, llegan en pleno proceso de consolidación del sector. Hay dos operaciones de fusión en marcha (Caixabank-Bankia y Unicaja-Liberbank) y una tercera frustrada recientemente (BBVA-Banco Sabadell).

Subidas en bolsa

Precisamente, la entidad que preside Josep Oliu fue el valor más destacado del Ibex 35 en la jornada del miércoles, con avances superiores al 5%, con Santander a su rebufo, tras subir el 4,75%. Caixabank y Bankia cerraron la sesión con revalorizaciones superiores al 3%.

Las esperadas previsiones de Barclays para el próximo año fueron un bálsamo para el mercado, que aún se resentía de las que publicó el martes la OCDE, cuyo tono no fue precisamente optimista.

Inflación bajo control

El banco británico espera un año 2021 más positivo, con un crecimiento de la economía global del 5,6% (frente al 4,2% del organismo multilateral); pero, sobre todo, da por sentado que la notable mejora que experimentará la economía no hará que los bancos centrales se relajen en lo que respecta a las medidas de estímulo que implementaron al inicio de la pandemia. Al contrario, contribuirán todo lo que les sea posible a sostener el crecimiento el próximo ejercicio.

Barclays considera que, pese a la fuerte recuperación del próximo año, el empleo tardará aún algo más de tiempo en volver a las cotas que registraba antes de la pandemia, un escenario que descarta la posibilidad de que la inflación se descontrole como consecuencia del calentón económico.

Más artillería

Con los precios bajo control, lejos de los límites establecidos por los bancos centrales, estos no tendrán problemas para mantener medidas de estímulo para hacer sostenible la recuperación.

Casi en paralelo, el economista jefe del BCE, Philip Lane, intervenía en un foro organizado por la agencia Reuters y ni mucho menos desmintió el análisis de Barclays. Al contrario, Lane señaló que el programa de compra de bonos soberanos enmarcado en la pandemia y las operaciones de refinanciación a largo plazo para los bancos de la zona euro en condiciones especialmente ventajosas no eran las únicas que el emisor contempla para seguir aplicando en el futuro.

Subidas justificadas

“El BCE está para asegurar las condiciones de financiación favorables”, aseguró Lane, que recordó que estas medidas de las que se benefician directamente los bancos están condicionadas a que estas entidades hagan fluir el crédito a pymes y hogares, con lo que también estos se benefician de manera indirecta de los referidos instrumentos.

Palabras que hacían bueno el panorama optimista que Barclays pinta en sus previsiones para los mercados, cuya notable subida en las últimas semanas (con un noviembre históricamente alcista) considera más que justificada.

La incógnita del dividendo

Para el banco británico, el actual escenario combina estimaciones de crecimiento elevado con otras que apuntan a que el comportamiento de los precios va a ser muy moderado y, además, los inversores también van a contar con el apoyo de las medidas de estímulo de los bancos centrales.

La incógnita a despejar por el sector financiero es qué sucederá finalmente con la recomendación sobre los dividendos que el BCE debe revisar antes de final de año. Los últimos rumores apuntan a que el organismo podría volver a autorizarlos a partir de 2021 aunque el levantamiento del veto vendría acompañado de algún tipo de condicionalidad en función de la solvencia y las ratios de capital que presente cada entidad.