Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos / EP

El Banco de España insta al Gobierno a preparar medidas adicionales anticrisis

La institución considera que la elevada deuda pública que se generará por la lucha contra la pandemia debe ser reducida con consolidación fiscal y reformas estructurales

3 min

El Gobierno deberá estar preparado para adoptar medidas adicionales para tratar de paliar los efectos de la crisis del coronavirus ante la posibilidad de que la pandemia se prolongue más de lo esperado y afecte al proceso de recuperación de la economía española el próximo año. Así lo ha manifestado el Banco de España en su informe de estabilidad financiera correspondiente a la primavera de 2020 que se ha publicado este lunes.

La entidad, que hace unas semanas publicó unas estimaciones de caída del PIB en 2020 que iban desde el 6,6% hasta el 13,6%, asegura que las simulaciones realizadas apuntan a un “repunte de cierta intensidad” en 2021 aunque también advierte de que determinados factores amenazan con minimizar el grado de la recuperación. Entre ellos, figuran una duración de la emergencia sanitaria más allá de lo esperado y también que los daños provocados por la crisis afectaran de manera persistente a la estructura productiva de la economía española.

Daño a las empresas

El Banco de España considera que, a pesar de las medidas de política económica que se han adoptado en España, que valora positivamente, el efecto de la crisis podría hacer que numerosas empresas que se han visto obligadas a interrumpir temporalmente su actividad como consecuencia del estado de alarma no vuelvan a abrir posteriormente.

También alerta sobre el efecto negativo que se producirá en la demanda agregada “si las expectativas de renta permanente de los hogares se vieran deterioradas significativamente”.

Reformas estructurales

“Las autoridades debe estar preparadas para adoptar medidas adicionales”, concluye el Banco de España, que también considera que, de tomarse, esas alternativas deberían complementar las actuaciones de la Unión Europea para minimizar los efectos de la pandemia.

La entidad gobernada por Pablo Hernández de Cos también alerta sobre el notable crecimiento de la deuda pública que se producirá como consecuencia de la crisis y considera que, una vez superada la emergencia sanitaria, uno de los primeros objetivos de las autoridades debería ser acometer su reducción, a través de una profundización de la consolidación fiscal y la adopción de reformas estructurales.