Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Bitcoin sobre un teclado

El Banco de España y la CNMV, sobre inversiones en Bitcoin: "Es una apuesta de alto riesgo”

Ambos organismos alertan de la "extrema volatilidad, complejidad y falta de transparencia” que acompaña a estas criptodivisas

2 min

El Banco de España y la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) han advertido este martes sobre los riesgos de invertir en criptomonedas como Bitcoin y Ether, cuyos precios han registrado una elevada volatilidad en los últimos días. En un comunicado, ambos reguladores han denunciado la publicidad, “en ocasiones agresiva” para atraer nubevos inversores.

El Banco de España y la CNMV han alertado de la “extrema volatilidad, complejidad y falta de  transparencia” que acompañan a estas criptodivisas y que las convierten en una “apuesta de alto riesgo”. No obstante, ambos organismos alaban la tecnología de estos activos, que pueden ser “elementos que dinamicen y modernicen el sistema financiero en los próximos años”.

Sin un banco central que dé respaldo

Así las cosas, los reguladores han desglosado los diferentes riesgos que entraña la inversión en estas criptomonedas. El principal atiende al ámbito regulatorio, ya que la Unión Europea no cuenta con un marco que regule estos criptoactivos y que proporcione garantías y protección a sus propietarios.

También se recuerda que “no tienen la consideración de medio de pago” y que “no cuentan con el respaldo de un banco central u otras autoridades públicas”, por lo que sus tenedores no estarán protegidos. “Se trata de instrumentos complejos, que pueden no ser adecuados para pequeños  ahorradores, y cuyo precio conlleva un alto componente especulativo que puede suponer  incluso la pérdida total de la inversión”, recuerda el comunicado.

Otra de las claves se encuentra en que en muchas ocasiones, los distintos actores implicados en la emisión, custodia y comercialización de criptoactivos no se encuentran localizados en España o, en algunos casos, incluso, no es posible su localización, por lo que la resolución de cualquier conflicto podría resultar costosa y quedar fuera del ámbito  de competencia de las autoridades españolas.