Menú Buscar
Sede de la consejería de Agricultura, uno de los edificios que Axa no venderá y seguirá alquilando a la Generalitat / GOOGLE

Axa venderá los edificios pequeños del Govern y mantendrá los grandes

El gobierno de Artur Mas vendió esos inmuebles en el momento más crudo de la crisis económica, que ahora podrían haber aumentado su valor entre un 35% y un 40%

2 min

Axa ha decidido trocear el lote de edificios que compró a la Generalitat en 2013 por 172 millones de euros y vender una parte. Los edificios más grandes han optado por quedarse con los edificios de mayor tamaño y unir las propiedades pequeñas para crear un nuevo lote que se pondrá a la venta y cuyo precio está en plena negociación con distintos inversores, puesto que su precio podría haber aumentado entre un 35% y un 40%

El Govern seguirá como inquilino de los inmuebles gracias a un contrato de alquiler a largo plazo, según ha publicado Expansión. La Fiscalía del TSJC, en Pau Claris; la Oficina d'Atenció Ciutadana (OAC), de la Calle Carrera; el Institut Català de les Dones, en Pere Coromines; son algunas de las propiedades que la aseguradora francesa quiere quitarse de encima.

Se quedan

La firma seguirá siendo la propietaria del lote de edificios más importantes. Por ejemplo, la empresa seguirá siendo la propietaria de los edificios de las consejerías de Educación, Agricultura y las dependiencias de Justicia. De la misma forma, mantendrá las oficinas del Idescat y de la Direcció General de Tributs. En conjunto, cinco edificios suman más de 50% de la superficie de las oficinas del lote inicial. 

¿Por qué cuenta Axa con estos edificios? Los adquirió en el peor momento de la crisis económica y al aprovechar que la Generalitat de Artur Mas necesitaba ingresos extraordinarios con carácter de urgencia. La firma consiguió una rebaja del 16,5% sobre el precio inicial que el Govern pedía en su salida al mercado, aunque el alquiler mensual también se recortó con un descuento del 7%. La rentabilidad del inversor rondó el 9,5%.