Menú Buscar
Kent Walker, vicepresidente senior y consultor general de Google.

Así se defiende Google: “Android está basado en un software de código abierto”

La multinacional afirma que se toma muy en serio la advertencia de Bruselas e indica que se ha instalado en dispositivos por “acuerdos voluntarios” con los fabricantes

Redacción
2 min

Google se defiende ante la acusación de incurrir en prácticas de competencia desleal de la Comisión Europea al hacer valer uno de los valores fundacionales del sistema operativo Android: el acceso libre al software. El vicepresidente senior y consultor general de la multinacional, Kent Walker, justificó en una entrada en su blog que desde que el sistema operativo se lanzó en el mercado en 2007 ha sido “gratuito, de código abierto, apoyado por muchos socios de hardware y con un modelo que era muy distinto” al que imperaba en el sector en ese momento.

Sobre los pactos alcanzados con los fabricantes de dispositivos móviles para instalar de serie el ecosistema, Google señaló que “los acuerdos con los partners son completamente voluntarios” y que “cualquiera puede utilizar Andorid sin Google” para “construir un teléfono con él”. De hecho, Walker puso como ejemplo el uso que ha hecho Amazon de la herramienta al diseñar su aplicación.

Sistema gratuito

Mantivo, asimismo, que todos los fabricantes se han comprometido a “probar y certificar que sus dispositivos soportarán las apps de Andorid” para favorecer que funcionen sin problemas en todos los dispositivos y que cualquier desarrollador “puede decidir si cargar o no hacerlo la suite de Google Apps en su dispositivo”, además de gratuito.

“Ofrecemos Android sin coste y compensamos nuestros gastos a través de los ingresos que generamos con las Apps de Google y los servicios que distribuimos”, añadió. Un escenario que, según el punto de vista del directivo del grupo, favorece la innovación en lugar de ponerle trabas.

Google tiene hasta mediados de julio para convencer a Bruselas de que su actuación con Android no es un freno a la libre competencia en la UE.