Menú Buscar
Trabajadores de Alstom en una imagen promocional de la compañía instalan el cableado eléctrico de una vía de tren / CG

Alstom se enfrenta a otro conflicto laboral en España

Los trabajadores protestarán en una semana por la precarización que aseguran que se les quiere imponer en el convenio de mantenimiento, algo de lo que también culpan a Renfe

3 min

La paz laboral en Alstom España se tambalea. Los trabajadores de la división de mantenimiento, unas 600 personas, mostrarán su rechazo el próximo miércoles al camino que ha emprendido la renovación de convenio que les afecta. Pretenden dar un aviso a la dirección de la filial, presidida por Antonio Moreno, por lo que no se hará ningún paro. Los delegados sindicales protestarán ante la sede central de la compañía, en Madrid.

Aseguran que la negociación del nuevo marco de relaciones laborales emprende el camino de la precarización. Un hecho del que responsabilizan tanto a la compañía como a Renfe por las condiciones que impone a las empresas subcontratadas.

Condiciones impuestas por Renfe

Fuentes del comité de empresa indican que el operador ferroviario público exige un recorte de costes a los servicios que deja en manos de terceros. Señalan que el Ministerio de Fomento aplica criterios tan estrictos para prorrogar contratos en los casos que sea posible o en las licitaciones públicas que emprende que condena a los empleados del sector a condiciones laborales frágiles y a salarios bajos.

En el caso de Alstom, esta casuística se acentúa por los altos costes estructurales que, explican, tiene la multinacional. Justifican esta apreciación con el último megacontrato de compra de trenes AVE.

Altos costes estructurales

El gigante ferroviario galo ha propuesto rebajas de salarios del 60% y recortes de la plantilla para conseguir el encargo, pero Talgo se llevó el contrato del siglo de Renfe para la fabricación y mantenimiento de hasta 30 trenes de gran velocidad con una rebaja de costes económicos del 20%.

Por ello, los representantes de los trabajadores aseguran que los problemas de competitividad de Alstom en España no se explican por presuntas altas retribuciones del personal de base.

Pacto hasta el 1 de julio

La negociación para renovar el convenio del personal de mantenimiento se inició a finales de abril. Se acordaron la paz laboral y el mantenimiento de las condiciones existentes hasta finales de este mes.

La plantilla teme que el próximo 1 de julio la dirección se desmarque del marco de relaciones laborales propio y se tome como referencia el provincial por el camino que han derivado las reuniones celebradas hasta la fecha. Supondría una pérdida de condiciones económicas y sociales.

Aviso de huelgas

Optan ahora por dar un toque de atención. Mantienen, con todo, que si se rompe el equilibrio laboral en el personal de mantenimiento se entrará en un conflicto. Por lo que habrán huelgas que afectarán a los servicios que realiza Alstom.

Se verían afectados los trenes de Renfe de Cercanías, algunos de larga distancia, metros y tranvías de ciertas ciudades como Barcelona. Algo contraproducente para las concesiones de la multinacional.

Destacadas en Business