Menú Buscar
José Luís Bonet (2i), presidente de Alimentaria; Fernando José Burgaz Moreno (2d), director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura; María Naranjo (d) directora de Alimentos y Gastronomía del ICEX; y J Antonio Valls (i), director

Alimentaria prepara una edición para dejar 200 millones en Barcelona

El salón crece al integrar la feria Hostelco, dedicada al equipamiento de la restauración, y consigue llenar el recinto de Gran Vía con 4.500 expositores

24.11.2017 12:18 h.
5 min

Alimentaria es uno de los pilares de la facturación de Fira Barcelona, más en la edición que se celebrará entre el 16 y el 19 de abril de 2018. La organización espera superar los 150.000 visitantes y alcanzar los 200 millones de euros de impacto económico en la ciudad. Prevé alcanzar su expansión máxima en los 22 años que se ha celebrado. El de 2015, el salón es bianual, dejó 180 millones en la capital catalana.

Se superarán los 100.000 metros cuadrados de exposición, un récord que implicará llenar el recinto Gran Vía con más de 4.500 empresas expositoras, el 27% de las cuales vendrán desde fuera de España. Básicamente, por la fusión de este evento con Hostelco, otro de los salones impulsados desde la institución público-privada que se enfoca al equipamiento para el sector. Una integración que el director de nueva Alimentaria, José Antonio Valls, ha defendido por la lógica sectorial. “Es el canal, la demanda ha hecho de tracción”, ha indicado

Más proyección exterior

Se destaca el objetivo de superar los 42.000 visitantes internacionales y los 800 compradores de otros países, el 30% más que en la edición anterior. Se podrá alcanzar esta cifra gracias a una inversión de 2,5 millones en este sentido que se han sufragado con el “músculo financiero propio y gracias a la ayuda de programas público”, en palabras de Valls.

La organización quiere aprovechar el tirón de la gastronomía española para reforzar su posición exportadora de España. Una de las fortalezas del país si se analiza la balanza comercial. Las ventas internacionales alcanzaron un valor neto de 27.500 millones de euros en 2016, el 8,4% más que el ejercicio anterior, y se generó un superávit de más de 7.240 millones. Esta actividad representa el 11% de los bienes de la economía del país.

Empresas y restauradores

“El principal reto de esta edición es impulsar una plataforma única en gastronomía y hostelería en clave internacional”, ha manifestado Valls. Señala que por su perfil se consigue un “posicionamiento único respecto a otros eventos transversales que no tienen nuestras connotaciones”.

Contar con el apoyo de los grandes nombres de la restauración mundial, figuras como los hermanos Roca, los Adrià, Carme Ruscalleda o Paco Pérez, estos dos últimos han participado en la presentación del evento, junto a las principales firmas que operan en el país --Danone, Noel, Nestlé...-- y pequeños productores. Una muestra de las 28.040 empresas que conforman el sector de la industria de alimentación y bebidas en España.

Se podrán poner en contacto con los compradores y con otros expositores que vendrán de más de 70 países. Entre ellos, Alemania, Argentina, Ecuador, Bélgica, Holanda, China, Hong Kong, Rumanía, Rusia, Tailandia y Turquía.

Seis sectores

Alimentaria se organiza en seis salones distintos, si se mira el espacio de exhibición. El más importante será Intervin, dedicado a los espirituosos; Intercarn, dedicado al sector cárnico y sus derivados; Interlact, centrado en los lácticos; Restaurama, enfocado en la alimentación fuera del hogar; Expoconser, de conservas y semiconservas; y el espacio MultipleFoods, en el que convivirán productos orgánicos, los snacks o las galletas.

Valls reconoce que en estos momentos algunas zonas ya han llegado al 100% de la ocupación y otros espacios están al 80%. Se espera colgar el cartel de completo en el recinto Gran Vía en el arranque de 2018.

Situación política

Los impulsores de Alimentaria indican que la inestabilidad derivada del conflicto político catalán ha tenido un impacto muy limitado en la organización. “La normalidades ya se habrá reestablecido en Cataluña cuando se celebre la feria”, ha declarado el presidente del comité organizador, José Luís Bonet. “Las previsiones con las que trabajamos son excelentes”, ha sentenciado.