Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El debate sobre la recuperación de las aerolíneas y el sector aéreo en el Future of Tourism World Summit / CG

Las aerolíneas se encaminan hacia la recuperación lastradas por las deudas

Vueling admite que el impacto de la pandemia se puede alargar hasta 2024 e Iberia identifica las deudas como un reto significativo en la reactivación pospandemia

3 min

El transporte es una de las patas elementales en la recuperación del turismo a nivel internacional y viajar, en particular en avión, ha adoptado un papel protagonista en el Future of Tourism Summit celebrado en Barcelona. El sector ha abordado con optimismo pero con preocupación la fragilidad provocada en las compañías por la pandemia en una mesa redonda sobre el futuro de los viajes y de la aviación civil que ha supuesto el colofón final de la primera jornada de la cumbre, celebrada en la Llotja de Mar de Barcelona.

“El futuro se presenta lleno de incertidumbre”, ha reconocido Juan Cierco, director corporativo de Iberia, que pese a todo ha expresado esperanza: “Prefiero ser optimista. Vemos la luz al final del túnel en el sector aéreo”, ha indicado.

Deudas significativas

Sin embargo, Cierco ha alertado de que “todas las aerolíneas del mundo van a salir con un nivel de endeudamiento que va a hacer muy difícil abordar otros retos” más allá de pagar las deudas. Calum Laming, responsable de Clientes de Vueling, también ha admitido que “cómo viajamos va a cambiar” tras la pandemia” y que los niveles de vuelos previos a la pandemia no se recuperarán hasta 2023 o 2024.

En este sentido, Sonia Corrochano, directora del aeropuerto de El Prat, ha coincidido en que “puede ser que el desplazamiento por negocios cambie, pero estamos viendo cómo se empieza a reactivar”. Ante esta realidad, ha apostado por centrarse en “la experiencia del pasajero para adaptarnos al nuevo pasajero a través de la innovación”.

La transformación sostenible

Otro de los temas principales ha sido la transición del sector hacia la responsabilidad medioambiental. “Tenemos que sentarnos como industria a nivel europeo y en los países”, ha opinado Laming, que ha asegurado que “los clientes ya están pensando en este enfoque de la sostenibilidad”.

No obstante, el director de Iberia ha advertido que las aerolíneas van “a dejar de invertir en sostenibilidad” si los reguladores plantean excesivas trabas y ha pedido implicación pública con el sector para evitar que las tasas se encarezcan, se emitan más emisiones o se pierda la democratización generada alrededor de los viajes en los últimos años.