Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y presidenta del Área Metropolitana / EFE

Cisma en el Área Metropolitana por el presunto amaño del Aerobús

Presiones, maniobras y subterfugios en la institución que preside Ada Colau tras la paralización del concurso del buz lanzadera que investigan Competencia y Antifraude

09.12.2018 23:42 h.
4 min

Una institución rota. El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) se ha desgarrado por dentro por el polémico concurso del Aerobús, una licitación de 89,5 millones de euros que investigan por presunto amaño la Autoridad Catalana de la Competencia (Acco) y la Oficina Antifraude.

Fuentes cercanas al caso han indicado que el tripartito que gobierna el AMB, formado por Entesa (Barcelona en Comú), PSC y ERC, está acusando las tensiones derivadas de las pesquisas, que apuntarían a una colusión de empresas entre Serveis Generals de Movilitat i Transport (SGMT) --integrada por la transportista independentista Moventia, Tusgsal y TMB, participada por la propia AMB-- y grupo Vectalia, que participó en el concurso con su filial La Alcoyana, para cortar el paso a los rivales en la jugosa adjudicación y llevársela.

"Están habiendo reuniones de gente cercana al PSC con cargos del AMB para desbloquear el concurso", explican fuentes del sector del transporte. Los contactos contrastan, y mucho, con la posición oficial del AMB, que dirige la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, Según esta institución supramunicipal, el concurso está "bajo análisis".

Expediente informativo

Así lo ha recalcado una portavoz del AMB a preguntas de este medio. Según la fuente oficial, la millonaria contrata del Aerobús --genera millones de euros de beneficio y se anota un número de pasajeros transportados cercano a los seis millones anuales-- "se está analizando como expediente de contratación", tal y como informó públicamente la propia Área Metropolitana el pasado 29 de noviembre. Las pesquisas las dirige la letrada Gemma Calvet, exdiputada de ERC en el Parlamento catalán y ahora directora de la Agencia de Transparencia de la institución.

Imagen de la parada del Aerobús en la plaza de Cataluña de Barcelona / CG

Imagen de la parada del Aerobús en la plaza de Cataluña de Barcelona / CG

Calvet peina una sospechosa contrata cuya responsabilidad recala en la puerta del vicepresidente de Movilidad y Transporte del AMB, Antoni Poveda (PSC). Antes de ello, la Agencia que dirige la letrada ya actuó contra Aguas de Barcelona (Agbar) por una supuesta falta de transparencia. Hay pues recelos entre los socios de gobierno del Área Metropolitana por una adjudicación de la que hay fuertes indicios de irregularidades que podrían afectar a uno o más partidos de gobierno.

Recursos

El embrollo entre fuerzas en la institución supramunicipal que dirige Ada Colau puede tener su réplica administrativa en otro carril paralelo. Fuentes cercanas a la polémica adjudicación del Aerobús han indicado que una de las empresas estaría recabando documentación para recurrir el concurso, ahora parado, al Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (TCCSP). Si ello se confirma, será el segundo escrito que se entra al fiscalizador de la contratación pública tras una primera queja formulada por SGMT que demoró la licitación durante seis meses.

Todo ello ha puesto en un brete al AMB, que se enfrentó a Agbar acusándola de falta de transparencia en noviembre --citó Eloi Badia la apertura de un expediente "muy grave"-- y ahora se topa con un megaconcurso en el que podría haber cometido una infracción como administración por ser juez y licitante. Lo que es más, la institución se negó a abrir pesquisas internas cuando se lo pidió Ciudadanos en el consejo metropolitano y alegó que "se enteraba de la información por la prensa". Ahora, no obstante, se ha visto forzada a investigar una contrata que también examinan con lupa la Acco y la Oficina Antifraude.