Menú Buscar
El presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales / EP

Acciona espera recuperar 308,3 millones tras perder ATLL

La compañía reduce su beneficio el 37,5% y gana 220 millones en 2017, resultado que no incluye la venta de Trasmediterránea

2 min

La anulación del contrato millonario de las aguas de Cataluña supondrá para Acciona perder la gestión de Aigües Ter-Llobregat (ATLL). La compañía espera tras la sentencia del Tribunal Supremo recuperar parte de lo que invirtió desde 2012, cuando empezó la concesión que ahora se ha suspendido. Tal como ha comunicado este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Acciona calcula que debería recibir 308,3 millones.

Esta cifra incluye 268,8 millones por la parte del cánon no amortizada y 39,5 millones en obras, instalaciones y otras inversiones. Por tanto, la sentencia --de la que la compañía todavía no ha recibido notificación-- no supondrá "quebranto patrimonial en relación con los importes registrados en balance, ni salida de recursos para el grupo".   

La empresa de infraestructuras y energías renovables ha presentado este martes su cuenta de resultados de 2017. La compañía ganó 220 millones, lo que supone el 37,5% menos que los beneficios obtenidos en el año anterior. Acciona ha registrado esta reducción pese a aumentar sus ingresos el 21,4%, hasta alcanzar los 7.254 millones. Ha sido la buena marcha del negocio de la construcción (+36,8%) que ha impulsado la facturación, sobre todo por las ventas internacionales.

Venta de termosolares

Este mismo martes, la empresa presidida por José Manuel Entrecanales ha anunciado la venta de sus cinco plantas termosolares en España. Entre todas, suman una potencia de 250 megavatios y la operación se ha cerrado con ContourGlobal por entre 1.093 y 1.120 millones. Con esta transacción, también esperan recortar en 760 millones la deuda.

El déficit de la compañía asciende a 5.224 millones, el 1,8% más que en 2016. Los resultados presentados este martes ante la CNMV no incluyen ni la venta de las termosolares ni de la naviera Trasmediterránea, que todavía está pendiente de la aprobación de Competencia y no se ha cerrado.