Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Salvador Alemany, presidente de Abertis / CG

Abertis se desmarca del rescate de las autopistas en España

La gestora de infraestructuras recuerda que tiene provisionado las pérdidas derivadas de la quiebra y pide un acuerdo entre el Gobierno y la banca acreedora

6 min

Abertis se ha distanciado de la crisis abierta por el rescate de las nueve autopistas de peaje en quiebra por parte del Ministerio de Fomento, cuya factura final aún se desconoce. El presidente de la gestora de infraestructuras, Salvador Alemany, ha reconocido este martes que la imagen que han dado las concesionarias “no es precisamente de prestigio” y ha dejado claro que la cotizada que representa no está involucrada “ni en el conflicto ni en la negociación abierta para buscar una salida”.

Esto es responsabilidad de la banca acreedora y Fomento, a los que el directivo reclama un acuerdo. “Parece que estamos ante un sistema que privatiza las ganancias y colectiviza las pérdidas”, una visión que Alemany niega de frente por la pérdida económica que han tenido que asumir los inversores y que para Abertis implicó provisionar unos 300 millones de euros.

Batalla entre banca acreedora y Gobierno

Ha asegurado que participaron en el “proceso de armonización de los peajes en España” porqué no se podían quedar al margen por su posición de mercado, aunque lo hicieron sin ver claros los beneficios. Cuando las pérdidas fueron inapelables decidieron consignar en caja el capital necesario para hacerles frente y quedarse al margen de la guerra entre acreedores, un ejemplo más de su política de huir de los contenciosos.

Abertis participó junto a grupos como Sacyr, Globalvia, Acciona o Bankia, entre otras, en la construcción de la R2, la R3 y la R5 de Madrid. Estas vías de acceso a la capital que no son beneficiosas principalmente porqué discurren de forma paralela a autovías, han quebrado junto a los enlaces Madrid-Toledo, Ocaña-La Ronda, Cartagena-Vera y la M12, la denominada Eje Aeropuerto. El propio ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, afirmó este lunes que alcanzar un acuerdo con los acreedores será complicado.

La cuantía del rescate, que viene derivada de la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) que se incluía en el contrato de concesión e implica indemnizar por su resolución anticipada, se deberá fijar tras el proceso de liquidación. Y esta parte del concurso de acreedores será objeto de litigio.

Modelo de concesión

Por ello el presidente de Abertis reclama al “sistema financiero y al Gobierno” un esfuerzo de diálogo. Más allá del conflicto, defiende a capa y espada que el sistema de concesiones es beneficioso tanto para los intereses públicos y como para los privados. Lo sitúa como una alternativa para dar respuesta, en este caso, a la necesidad de infraestructuras de la ciudadanía que no se pueden costear con dinero público.

Alemany considera que ha llegado el momento de que el Gobierno trabaje en un modelo de concesión de servicios que sea bien entendido y aceptado por todos los españoles y que huya de la demonización de los concesionarios. “Nosotros no somos los responsables de desarrollarlo, pero cuando lo hagan estaremos allí”.

2.700 millones de inversión

Con todo, se trata de un dolor de cabeza menor para la compañía. Abertis tiene una posición cada vez más limitada en España. El 70% de su negocio es internacional y los planes de futuro del grupo pasan por reforzar la actividad exterior en detrimento del mercado nacional, en el que las inversiones son muy limitadas desde el inicio de la crisis.

Francisco Reynes, vicepresidente de Abertis / CG 

Las cifras que manejan son elevadas. El vicepresidente, Francisco Reynés, ha indicado que en el último año se ha destinado 2.700 millones de euros a impulsar la compañía con la adquisición de nuevos negocios (a los que se han destinado 1.700 millones) y con el impulso de la actividad tradicional (otros  1.000 millones). Les ha ido como anillo al dedo la bajada de tipos del Banco Central Europeo. El grupo ha podido refinanciar 5.500 millones y emitir bonos a 12 años con un peaje medio del 1,5%, unas condiciones muy ventajosas para el grupo.

Optimismo para 2017

El ejercicio 2017 se mira en Abertis con optimismo. Se mantendrá el impulso del negocio internacional en línea a la apuesta de los últimos ejercicios, algo que queda patente con las nuevas incorporaciones en el consejo de administración.

La gestora de infraestructuras con sede en Barcelona ha fichado a Enrico Letta, exprimer ministro de Italia, y a Luis Guillermo Fortuño, una figura clave en el Partido Republicano de EEUU. Dos pistas de los mercados en los que el grupo pretende crecer. 

Destacadas en Business