Menú Buscar
Los días felices: estreno de la cotización de Abengoa en el Nasdaq, el índice tecnológico de la Bolsa de Nueva York.

Abengoa y sus acreedores luchan 'in extremis' por evitar la quiebra

La auditora KPMG podría presentar una evaluación del capial necesario para contener la crisis el miércoles próximo

Redacción
3 min

Abengoa y sus acreedores negocian in extremis una inyección de capital de urgencia para atender a sus necesidades básicas, evitar el colapso del proyecto y dar tiempo a eventuales acuerdos de refinanciación.

La empresa ha pedido 450 millones de euros a corto plazo a cambio de fuertes recortes de gastos y personal y desinversiones, pero los bancos quieren reducir la cifra y piden además nuevas garantías para cubrirse ante una eventual quiebra que marcaría la mayor suspensión de pagos en la historia de España con un pasivo que, según algunas fuentes, podría superar los 20.000 millones.

La dimensión del agujero

A instancias de los bancos, la consultora KPMG tiene a un equipo trabajando a marchas forzadas para determinar una cantidad que pueda garantizar el funcionamiento mínimo de la empresa (a septiembre acumulaba un flujo de caja negativo de casi 600 millones) y para determinar la dimensión financiera del problema.

Mientras tanto, fuentes bancarias estiman que la inyección de liquidez estaría entre 300 y 400 millones al tiempo que la sociedad ha empezado a desmontar algunos de sus negocios y a despedir empleados.

El miércoles habrá cifras

"Está prevista una nueva reunión el miércoles y previsiblemente ya con los cálculos de KPMG, pero a esta hora, la cita todavía no está convocada", explicó una fuente que participa en el proceso.

Abengoa --cuyo valor bursátil ha caído más de un 90% desde septiembre del año pasado, con alrededor de 4.000 millones evaporados en su cotización—ha asegurado que sigue trabajando "intensamente" para completar "en detalle el mapa bancario y de la deuda" para la reunión prevista del miércoles.

Cien para 2015

El viernes pasado, los bancos acreedores y la dirección de Abengoa se sentaron por primera vez desde que la empresa solicitase preconcurso de acreedores. Según varias fuentes presentes en el encuentro, Abengoa se mostró dispuesta a abrir sus cuentas a KPMG y presentó su propia estimación de liquidez imprescindible: 100 millones hasta fin de año y otros 350 para el primer trimestre.

La solicitud de preconcurso otorga a Abengoa un periodo de gracia de cuatro meses para negociar posibles refinanciaciones, quitas o acuerdos con acreedores evitando que cualquier proveedor pueda solicitar concurso de acreedores e intervención judicial por falta de pago.