Los 136 'recolocados' de la Generalitat convergente

Tras el relevo de Mas por Puigdemont, decenas de altos cargos han cambiado de destino con sueldos que alcanzan los 115.000 euros; sobrevive la exsecretaria de Jordi Pujol

5 min
Un total de 136 altos cargos han sido recolocados tras el cambio de gobierno en la Generalitat / CG
María Jesús Cañizares @MJesusCanizares
23.09.2016 00:00 h.

Sobrevivir a un cambio de Gobierno. Y además, con un sueldazo. Este es el caso de 136 altos cargos y personal eventual que, tras el relevo del expresidente Artur Mas por Carles Puigdemont, han seguido trabajando para la Generalitat, aunque en negociados diferentes. Los sueldos, en algunos casos, alcanzan los 115.000 euros, cifra superior a la que cobra un consejero. Crónica Global ha accedido a la lista completa (que se puede leer aquí) de esos recolocados que la consejera de Gobernación, Meritxell Borràs, ha proporcionado a la diputada socialista Alicia Romero, después de que ésta se interesara por el número de altos cargos y personal eventual que mantienen una vinculación laboral con el actual Gobierno, que tomó posesión en enero de 2016.

Mención aparte merece la histórica Sonia Potau, secretaria expresidente Jordi Pujol y que ha sobrevivido a varios gobiernos hasta convertirse actualmente en asesora de proyectos de comunicación en Presidencia, con un sueldo de 35.298 euros.

A continuación, algunos ejemplos:

El convergente Albert Alins era delegado territorial en Pirineu i Aran, pero con el cambio de Gobierno, fue sustituido por un cargo propuesto por ERC, por lo que fue nombrado director general de Políticas de Montaña, un negociado prácticamente fantasma, pues su presupuesto en básicamente inexistente. Cobra 81.396 euros.

Francesca Guardiola, hermana del entrenador del Manchester City Josep Guardiola, que era directora general de Relaciones Exteriores en Presidencia, ha pasado a ser directora de Relaciones institucionales y Territorio de la Agencia para la Competitividad de la Empresa con un sueldo de 75.000 euros. 

Albert Castellanos, vinculado a ERC, era asesor del exconsejero de Economía, Andreu Mas-Colell, y ahora ostenta el cargo de director general de Promoción Económica con el vicepresidente Oriol Junqueras, por el que cobra 81.395 euros.

Víctor Cullell, de CDC, formaba parte del núcleo duro del expresidente Artur Mas con el cargo de director de Análisis y Prospectiva y ha sido recolocado como Secretario para el Desarrollo del Autogobierno con un sueldo de 84.919 euros. Por su parte, Ivonne Griley, que era directora de Política Lingüística, es ahora en vocal del Consejo de lo Audiovisual de Cataluña (CAC) con una retribución anual de 105.061 euros.

El reino de taifas de Demòcrates

Mercè Jou, miembro de Demòcrates de Catalunya --partido escindido de UDC-- era diputada entró en el Gobierno catalán con Felip Puig. Era directora de Relaciones Laborales y Calidad en el Trabajo. Tras el cese del histórico dirigente convergente, Jou fue designada secretaria general del Consejo Interuniversitario de Cataluña (el área de Universidades de la Generalitat se ha convertido en un reino de taifas de Demòcrates) con un sueldo de 81.395 euros.

Procedente también de UDC, Josep Maria Pelegrí, era consejero de Agricultura, pero tuvo que abandonar el cargo tras la ruptura entre CDC y la formación democristiana. Actualmente ejerce como técnico superior en la Agencia Catalana de Consumo. Cobra 29.323 euros.

La convergente Pilar Pifarré, que forma parte del círculo de amistades de Artur Mas ha pasado de ser secretaria general de Cultura a asesora en el Consorci Normalización Lingüística, un cargo hecho a su medida por el que cobra más de 81.395 euros al año.

Joan Maria Piqué, exjefe de prensa de Artur Mas, ha sido recolocado como director del programa “Eugeni Xammar”, por el que cobra 74.379 euros, mientras que Lluís Ridao, hermano del exdirigente de ERC Joan Ridao de ERC, ha pasado del gabinete del consejero de Empresa a ocupar el cargo de gerente de la Agencia Catalana del Agua, por el que cobra 81.395 euros.

Pere Torres, de CDC, ha pasado de ser secretario general de Empresa a director general del Consorcio de la Autoridad del Transporte Metropolitano (109.663 euros), mientras que Marta Vidal --dirigente de Demòcrates-- dejó de el área de comunicación del departamento de Economía para asesorar en proyectos de comunicación de la Consejería de Empresa (65.130 euros).

Damià Calvet, histórico dirigente de CDC, era secretario de Territorio y Movilidad y ha pasado a ser director del Instituto Catalán del Suelo (Incasol). Gana más que un consejero: 115.000 euros al año.

¿Quiere hacer un comentario?